Desde España, el expresidente Felipe Calderón Hinojosa aseguró que el excandidato presidencial por el PAN en el 2018 y con quien rompió relaciones, Ricardo Anaya Cortés, es un perseguido político del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Durante el Foro Internacional “20 años de FIL: Democracia y Libertad” que la Fundación Internacional para la Libertad que preside el Premio Nobel Mario Vargas Llosa organizó en Madrid, en el que también participó el expresidente Ernesto Zedillo, Calderón aseguró que independientemente de mis discrepancias con Ricardo Anaya, en este gobierno de López Obrador se está persiguiendo a los opositores. Dijo además, que Anaya tuvo que huir a los Estados Unidos por acusaciones absurdas”, dijo el exmandatario.

“Yo mismo tengo seis carpetas de investigación de carácter penal, por las cosas más ridículas”, expuso.

Calderón Hinojosa también aseguró que la democracia mexicana caerá si se aprueba una reforma para desaparecer al Instituto Nacional Electoral (INE).

“El poderoso acepta o rechaza, con palabras o con acciones, el juego democrático. Y afirmo que el poderoso en México rechaza el juego democrático, no solo porque nunca ha reconocido el resultado de una elección, salvo la que él ganó y por poco lo desconoce también”, dijo.

Y es que previo a la posible aprobación de una nueva reforma electoral, el exmandatario denunció un ataque sistemático al órgano autónomo.

“Le ha bajado presupuesto, agrede a sus consejeros, los amenaza. Ahora, por eso digo que el mes próximo puede caer la democracia, tiene una reforma que pretende desaparecer al INE, a la autoridad electoral que creamos con el presidente (Ernesto) Zedillo y poner autoridades que van a ser electas popularmente”, remarcó.

Se busca elegir “a las huestes del partido del presidente (Andrés Manuel López Obrador), decidiendo la suerte de las elecciones”, sentencio el político.

Pero eso no es todo, Felipe Calderón dijo que en México “se restringen las libertades civiles, se culpa a los adversarios y se alienta a la polarización y a la división del imaginario colectivo en dos grupos: una élite corrupta y codiciosa y otra, donde está el pueblo, sabio y bueno”.

“Y en esa élite corrupta y codiciosa están las minorías que les conviene que estén: los ricos contra los pobres; están los españoles contra los indígenas; están los blancos contra los mestizos; están los patrones contra los trabajadores”, expresó Calderón.

Con información de Expansión