Armadoras japonesas no quieren ir a EU; prefieren pagar mejores sueldos a mexicanos

El portal de noticias de Japón, Asían Nikkei Review; ha publicado que una muy buena noticia para los trabajadores mexicanos que se dedican al armado de autos.

En la publicación se señala que las automotrices japonesas prefieren pagar mejores sueldos a trabajadores en México, o incluso pagar tarifas arancelarias que mudarse a Estados Unidos.

De acuerdo a información y traducción SDP Noticias, se destaca que esta posición de las automotrices japonesas es contraria a lo que el presidente estadounidense Donald Trump esperaba lograr con el T-MEC, quien promovió como un motor de creación de empleo estadounidense.

Lo que se tenía contemplado con el T-MEC “era una igualdad de condiciones entre Estados Unidos, Canadá y México para atraer inversiones, sobre todo ahora que se requiere que el 40% o más de las piezas para cada vehículo de pasajeros sean fabricadas por trabajadores a quienes se les pague al menos 16 dólares (355 pesos) por hora para no pagar aranceles en la región”.

Con la entrada del T-MEC, Trump pensó que las armadoras como Toyota, Honda, Mazda o Nissan reubicarían sus operaciones o por lo menos su producción en Estados Unidos, que suele tener, en general, sueldos que cumplen con las nuevas normas.

“Sin embargo, esto parece ser una ilusión”, señala el portal japonés, que subraya que la proporción de piezas de EU y Canadá entre los vehículos ensamblados en México vendidos en EU fue del 13.5 por ciento en 2018, según la Administración de Seguridad del Tráfico en Carreteras del Departamento de Transporte estadounidense.

Lo que México tiene a su favor

Asian Nikkei Review explica que Donald Trump tenía como teoría que la producción de EU aumentaría inevitablemente para cumplir con el requisito del 40%. Sin embargo, los fabricantes de automóviles japoneses, que ya habían posicionado sus bases de producción de acuerdo con el antiguo régimen del TLCAN, no están simplemente dispuestos a aumentar las apuestas y volver a desplegar con el T-MEC.

“El fabricante de piezas afiliado a Honda Motor, Keihin, aumentará el salario por hora de los empleados de una fábrica en México a 16 dólares (355 pesos) el próximo mes, el triple de la tasa promedio de una fábrica de autopartes en México, pero aún más barato que hacer una mudanza”.

Debido a que la pandemia del Covid-19, se han afectado las ganancias y el costo de la producción en movimiento probablemente será demasiado realizar un movimiento de ese tamaño.

Otro fabricante de componentes, “que es Piolax, con sede en Nuevo León, incrementará el salario por hora en su planta mexicana a 16 dólares en el transcurso de la segunda mitad del año”

Además Toyota Motor, construyó una nueva planta en México en 2015, tampoco le resulta fácil cambiar de planes.

La nueva planta comenzó la producción a gran escala de camionetas en febrero. Los camiones son populares en EU. Y estarían sujetos a una tarifa del 25 por ciento si no cumplen con los requisitos de contenido del T-MEC. Pero si Toyota no opera la fábrica, no puede recuperar su inversión.

Las armadoras y autoparteras japonesas aún creen en México, y reconocen que su mercado interno así como su capacidad de manufactura para la exportación es de calidad mundial, y no dejarán ir eso tan fácil, pese a las dificultades y decisiones difíciles que tengan que tomar en el camino.

Con información de SDP Noticias