SinLineaMX - Live

Después de aclarar que la crisis por falta de abasto de agua en el estado de Nuevo León es un problema que debe atenderse localmente, pues no corresponde a la federación, el Presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que debería darse preferencia al consumo doméstico del líquido, en lugar de hacerse como hasta ahora, privilegiando el suministro para las empresas.

Al comentar que quizá se trate de falta de imaginación para conciliar el asunto con las empresas, sugiriendo acuerdos en los que éstas apoyen a la sociedad, quizá reduciendo su producción, para beneficiar a las miles de familias que hoy están sufriendo por la carencia de agua en sus hogares.

Y es que la lógica seguida hasta hoy por el gobierno de Samuel García carece de sentido, pues le niegan el agua al grueso de la población, mientras las embotelladoras gozan de abasto suficiente para surtir el mismo producto y venderlo a los habitantes de la entidad.

Al ser cuestionado sobre el tema durante la conferencia mañanera de este lunes, el titular del Ejecutivo Federal reiteró que el Gobierno Federal está apoyando a Nuevo León a enfrentar la crisis hídrica que se vive en el estado norteño del país.

“Se les está apoyando. Hay un inversión destinada a la Presa Libertad para abastecer de agua a Monterrey y la zona conurbada de Nuevo León. Estamos ayudando al grado de que un funcionario de Conagua fue solicitado para hacerse cargo del manejo del agua y cómo enfrentar la crisis. Yo siento que hace falta un acuerdo en Nuevo León, si es necesario nosotros ayudamos, porque se le debe de dar preferencia al consumo domestico. En una situación de emergencia se tiene que priorizar, se tiene que atender primero a la gente, no el agua para las empresas. Es un asunto de definir prioridades y buscar acuerdos, porque los empresarios ayudan”, dijo.

El mandatario Federal aseguró que, si el gobierno local lo considera necesario, la federación lo puede apoyar con ayudas fiscales y hasta asesorarlo o participar en una mesa de negociaciones, para que el gobernador pueda negociar con las empresas para que disminuyan su producción y permitir que haya mayor disponibilidad de agua para la ciudadanía.

López Obrador enfatizó que, aún cuando se trata de una crisis transitoria, “Es un asunto de emergencia y hay que tomar decisiones, pero eso depende de las autoridades locales y los acuerdos a los que se pueda llegar”.