SinLineaMX - Live

Durante la conferencia mañanera de este viernes, el Presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que el comentarista Carlos Loret de Mola recibió, durante 2021, al menos 35 millones 200 mil pesos por la publicación de sus comentarios y reportajes de manos de Televisa, Radiopolis, Latinus, El Universal, el Washington Post y otros, información sobre la cual, informó el mandatario, solicitará corroboración por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a través del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

Y es que ya desde el pasado miércoles 9 de febrero, López Obrador había Emplazado a Loret para que transparentara el monto y origen de sus ingresos sin escudarse en que ejercía una actividad privada, a lo que el lector de noticias respondió con una bravata, amenazando con “investigar” a Andrés López Beltrán, el otro hijo mayor de edad del Presidente.

“Se acuerdan que le estoy pidiendo a Loret de Mola, que lo considero un mercenario, golpeador, corrupto, en el sentido estricto ni siquiera periodista. Le estoy que nos diga cuanto gana, ayer contestó”, dijo el Jefe del Ejecutivo.

Pero Loret, en lugar de responder al emplazamiento, intentó desviar la atención con la solicitud de que el mandatario transparentara primero los ingresos de su hijo mayor, José Ramón López Beltrán, por lo que López Obrador reiteró que el origen de este asunto fue la mezquindad de revelar información sobre una persona que no tiene ningún cargo público, actividad política ni influencia de ningún tipo en la actual administración.

“José Ramón tiene 40 años, es independiente y no tiene que ver con el gobierno. Porque ninguno de mis hijos tiene que ver con los asuntos públicos. Ninguno de mis familiares, porque yo hice un compromiso con el pueblo de México, de no permitir ni la corrupción, ni el amiguismo, ni el influyentismos ni el nepotismo ni ninguna de esas lacras de la política. Y yo no le voy a fallar al pueblo. Bueno espero que José Ramón conteste, que es grande, de qué vive”, puntualizó.

Y es por eso que, tras señalar que en el periodo neoliberal se ocultaban los ingresos de los comunicadores afines a ese régimen y que ahora tienen como objetivo único atacar, las más de las veces sin sustento, a la actual administración, el primer mandatario decidió revelar el monto y origen de los recursos que Carlos Loret recibe por adoptar el papel que ahora desempeña.

“Las grandes empresas de comunicación necesitan tener influencia en el gobierno, doblar a los gobiernos para recibir canonjías, contratos jugosos de obras. Y así hay medios de comunicación que tienen constructoras”, dijo el Presidente, poniendo como ejemplo que el contrato para construir la pista de aterrizaje principal en el fallido aeropuerto de Texcoco había sido otorgado a una empresa de comunicación e información.

Y es en este contexto que el Presidente reveló los ominosos ingresos que recibe el comunicador, así como el origen de éstos, los cuales suman al menos un total de 35 millones 200 mil pesos, de los cuales llaman poderosamente la atención los 11 millones 800 mil pesos provenientes de Televisa, empresa en la que supuestamente no labora Loret desde 2019.

Pero el comentarista también recibió 9 millones 200 mil pesos de Radiopolis, empresa propiedad de Grupo Prisa,, dueña también del abiertamente opositor al actual gobierno mexicano diario El País y que cuenta entre sus accionistas al polémico empresario Carlos Cabal Peniche, quien estuvo preso por fraude bancario.

La información presentada durante la mañanera también muestra que Loret recibió de Latinus, empresa en la que colabora con Víctor Trujillo, 6 millones 300 mil pesos mientras existe la sospecha de que dicha sociedad es financiada por Roberto Madrazo Pintado y su familia, quienes se encuentran involucrados en el abastecimiento aparentemente fraudulento y a sobre precio de medicamentos para el sector salud, un negocio que fue extinguido a la llegada de López Obrador.

Pero el titular del Ejecutivo aclaró enfáticamente que esto no se trata de un asunto personal, sino de interés público pues está de por medio la transformación del país.

“Yo estoy bien con mi conciencia y duermo tranquilo. Pero represento junto con muchos, un movimiento de trasformación para acabar con la corrupción en México y para acabar con las injusticias en este país. Y ese movimiento hay que defenderlo de quienes se han beneficiado con el clasismo, con el racismo, con la discriminación con el saqueo”, dijo.