Desde Mérida, Yucatán, el Presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que existen ya conversaciones con los trabajadores de Mexicana de Aviación para buscar un acuerdo y que la marca se pueda usar para la nueva aerolínea que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) planea operar.

“Ya estamos en trato con los trabajadores de Mexicana –tanto activos como jubilados– y se está buscando ya un acuerdo para que la nueva línea aérea se vuelva a llamar Mexicana de Aviación, eso no les gusta a nuestros adversarios”, señaló el mandatario desde Mérida.

Cabe recordar que el pasado 5 de octubre, el mandatario federal ya había adelantado que “sería muy bueno” que la nueva aerolínea comercial operada por Sedena tome el nombre de la extinta aerolínea. También precisó que el hecho de que la nueva línea aérea sea de la Defensa Nacional es para evitar que futuros gobiernos la privaticen.

“Se va a adquirir, se va a hacer un avalúo de la marca, el emblema, y se va a tener una empresa para que haya más vuelos y que de esta forma no aumente tanto el pasaje en avión”, añadió López Obrador.

La otra buena noticia es que el mandatario federal ya confirmó que, en caso de no lograr vender el avión presidencial, se contempla entregarlo a Mexicana de Aviación para que se use en renta para viajes especiales.