Desde su conferencia de prensa en Nuevo León, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), fue cuestionado sobre los insultos que realizó hacia su persona, la senadora del PAN, Lilly Téllez.

Por lo que el mandatario señaló que “hasta es un timbre de orgullo que me llamen así”.

Esto en respuesta a los dichos de la panista quien dijo que el presidente López Obrador era un “enano entre gigantes y enorme entre tiranos”.

Esto, en alusión a la postura del presidente de México de no asistir a la llamada Cumbres de las Américas, que será en Los Ángeles, si no participan todos los países del continente.

“Que ya deje de hacer el ridículo en sus conferencias matutinas; solo complica las relaciones de México con los países democráticos”, señaló Téllez en su cuenta de Twitter.

El mandatario federal fue cuestionado, y señaló: “Es hasta un timbre de orgullo que me llamen así”.

Sin embargo, el mandatario dijo que es normal que estén enojados y pidió “comprender de que no todos debemos pensar de la misma manera y debemos garantizar el derecho de disentir, y esa es la diferencia entre la dictadura y la democracia”.

Y esa es la diferencia “entre la dictadura y la democracia, que en la dictadura es pensamiento único y en la democracia es pluralidad, aunque haya excesos de libertad”, dijo.

“A mí me insultan y lo más significativo, patético a veces, es que los que insultan supuestamente eran los más educados”, aseveró.

Entonces, están ofuscados, pero ¿qué problema puede haber? Nada; al contrario, los que insultan, los que no tienen argumentos quedan muy mal, muy mal”.