Durante la conferencia mañanera de este lunes, el Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que a los potentados les fue muy bien con el Fobaproa y hasta hay quien considera que los gobiernos de Carlos Salinas y Ernesto Zedillo fueron buenos, sin embargo la realidad es que en ese tiempo se emitieron bonos de la Tesorería por un billón de pesos, para rescatar las deudas privadas de los bancos con dinero público, de los que todavía seguimos pagando intereses todos los mexicanos.

“Entonces, esa operación que hicieron arriba… Por eso los potentados, a los que les fue bien, pues le hacen homenajes y hablan muy bien del gobierno de Zedillo, de Salinas y de Zedillo, los consideran buenos gobiernos. Pues sí, porque a ellos les fue muy bien. Entonces, después de que se rescata, venden los bancos y venden este banco en 12 mil 500 millones de dólares, y tenían que haber pagado alrededor de tres mil millones de dólares de impuestos. No pagaron”, dijo.

Sin embargo, al término de su sexenio como presidente de México y después de haber “rescatado” a ese banco con dinero de todos los mexicanos, Ernesto Zedillo obtuvo acciones primero de Banamex y luego de Citibanamex, cuando CitiGroup adquirió al primero, pasando a formar parte de su mesa directiva, derivado de lo cual ha sido beneficiado con ingresos de más de 3 millones de dólares por concepto de salarios y “premios al desempeño”.

Pero no solo tiene un salario que hace palidecer al que ganó en la Presidencia de la República sino que también goza de derechos corporativos de primer nivel pues durante su gestión como directivo, ha sido premiado con casi 40 mil acciones de Citigroup, una de las empresas más importantes del mundo financiero de Estados Unidos.

Y así, mientras Ernesto Zedillo es premiado con sueldos millonarios en dólares por su “buen desempeño” en haber logrado “rescatar” a ese banco, los mexicanos seguimos pagando a razón de más de 43 mil millones de pesos al año de una deuda que nosotros no adquirimos y que se generó hace más de dos décadas, y por la que seguiremos endeudados por lo menos hasta el año 2050.

Con información de Milenio