2021 pinta MORENA; ni un paso atrás

Todo inicia con el anuncio de un 15% al salario mínimo, a partir del próximo primero de enero. Es un incremento significativo, que da respiro al deteriorado bolsillo de quienes menos tienen. Fueron años y años en que este tipo de ajustes al sueldo, eran recibidos por el trabajador con más temor que alegría. Estos aumentos traían aparejados incrementos en los precios de los artículos básicos, de modo que el aparente beneficio terminaba siendo una causa más de pesar e intranquilidad para el trabajador.

Con la Cuarta Transformación gobernando, el ajuste es real y resulta apreciable a simple vista, considerando otras medidas que acompañan a la noticia. No habrá nuevos impuesto en el 2021, ni tampoco se incrementa el monto de los ya existentes. Por lo mismo, la inflación y el incremento de precios en los artículos de primera necesidad, quedan descartados.

El precio de los combustibles mantiene su estabilidad y se cumple con la promesa presidencial de no aumentar tarifas en lo que corresponde a consumo de energía eléctrica. Si la gasolina no sube, la estabilidad en la cadena producción-distribución no se modifica. El sector energético está cumpliendo sus compromisos.

La última buena noticia de este año hasta el momento, tiene que ver con la adquisición de la primera vacuna diseñada para combatir la pandemia de Covid-19. México adquirió con oportunidad una cantidad de esta vacuna diseñada por los laboratorios Pfizer. Los primeros embarques se encuentran ya en nuestro país para su aplicación inmediata.

Los problemas de orden sanitario y económico vividos en el país desde hace casi un año, comienzan a languidecer, permitiendo a los mexicanos visualizar un año 2021 lleno de promesas. Sin pandemia en el horizonte cercano, es posible aspirar a una pronta reconstrucción del país.

Nada de todo lo dicho es mentira y puede ser corroborado fácilmente por el ciudadano de a pie. Sobre todo lo que tiene que ver con su bolsillo. No estamos hablando de los “indicadores” macroeconómicos que dicen mucho a los grupos conservadores, pero que poco tienen que ver en realidad con la vida cotidiana del mexicano.

2021 pinta bien para todos aquellos que están siendo reivindicados por el gobierno de la Cuarta Transformación.

Las campañas desinformativas emprendidas por los neoliberales conservadores integrados en el TUMOR, poco pueden ante la evidencia clara de que el camino correcto para el país, lo sigue con claridad el gobierno del presidente López Obrador. Distinto en todo a la manera corrupta de gobernar, que instrumentaron las administraciones neoliberales de nuestro pasado reciente.

¿Quién va a creer en las promesas que nos hacen priísta, panistas y perredistas, agrupados en un frente político financiado por Claudio X González Guajardo, uno de los traficantes de influencias más reconocidos en el país?

¿Alguien puede creer en la COPARMEX y sus dirigentes? ¿O en la prensa de corte conservadora, servil hasta la náusea?

Estamos por finalizar este año y los grupos de la derecha, en franca caída libre desde el 2018, hacen un desesperado intento para minar el proceso de transformación que vive el país. Cuentan con los recursos suficientes para pagar prensa, estrategas, publicistas, granjas de bots, autoridades electorales y el resto de elementos necesarios para crear el acostumbrado fraude electoral al que han apostado históricamente.

Pero ese dinero no es suficiente para conseguir lo más importante. El voto masivo de la gente a su favor.

En 2018, el pueblo salió a hacer valer su derecho para elegir autoridades y en forma contundente, dijo NO al neoliberalismo. Con amplia mayoría derrotó al fraude. Llevó al poder a quien hoy encabeza la Cuarta Transformación y está consciente en este momento, de que su decisión fue acertada.

A dos años del cambio, los resultados son positivos y se espera mucho más durante el resto del sexenio.

Las elecciones intermedias están a la vuelta de la esquina. Ya iniciaron las precampañas en todo el país. Dejemos constancia en ese ejercicio democrático, del amplio rechazo que tiene el neoliberalismo entre la gente común. Entre quienes trabajan y viven decentemente del fruto de su esfuerzo y no de lo adquirido a fuerza de corrupción.

El Tigre se encuentra fuerte, atento y consciente de su poder. Sabe que el enemigo es mentiroso y traicionero. Pero sabe también que el voto masivo en favor del cambio, es el remedio certero para vencerlo nuevamente.

Hemos ganado mucho en este inicio de transformación. Debemos defender esos logros. Y debemos defender también el futuro de esperanza que se abre ante nosotros con plena claridad. Es un hecho que las bases que hemos construido entre todos, sostendrán el edificio del nuevo régimen que está por nacer.

2021 pinta bien para la Cuarta Transformación. Por eso es importante trabajar desde ahora, para conseguir ese importante voto masivo para Morena, en las elecciones intermedias del siguiente año.

Ni un paso atrás en ese compromiso. Ni siquiera para tomar aire.

Malthus Gamba