Ante pregunta expresa durante la conferencia mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que a Ricardo Anaya se le hace muy fácil culparlo, pero él tuvo que pensar en sus acciones antes de cometerlas, pues su gobierno no emprende una persecución política en contra del ex candidato presidencial del Partido Acción Nacional (PAN).

“Ahora, con este asunto del señor, joven todavía, Anaya, víctima; acusándome a mí. Está como para decirle ‘¿yo por qué?, yo no te mandé a que hicieras esas cosas, ¿no te diste cuenta?, ¿pensabas de que no iba a suceder nada?’”, dijo el mandatario.

“Es interesante que se sepa que el asunto de Ricardo Anaya tiene que ver con una denuncia que presentó el que era director de Pemex, (Emilio) Lozoya. Ese señor presentó una denuncia diciendo que que él entregaba dinero a legisladores y a dirigentes de partidos para que se aprobara la reforma energética. Ese es el fondo del asunto”, agregó.

El Ejecutivo federal insistió en que la venganza no es su fuerte, por lo que sugirió a Anaya que se presente a declarar al Reclusorio Norte este jueves para esclarecer las acusaciones de enriquecimiento ilícito, pues quien nada debe nada teme.

“No hay persecución para nadie, no es mi fuerte la venganza. Lo de este señor, Anaya, lo que tiene que hacer es enfrentar el proceso y si es inocente, presentar la pruebas y defenderse con la verdad, pero no echarme la culpa a mí y decir ‘ya me voy’”, señaló.

Frente a los insultos proferidos por el panista contra el Presidente, al llamarlo “mentiroso y cobarde”, AMLO respondió jocoso “No, eso sí calienta”, pues no tiene ningún interés por impedir que Anaya vuelva a contender por la Presidencia de la República en 2024, pues no es un tema en el que esté pensando, ya que se enfoca en sacar adelante el proyecto de transformación.

“Como si yo estuviese preocupado por quién va a ser el próximo presidente de México”, concluyó.