El pasado 13 de mayo se desahogó la petición de amparo marcada con el expediente 884/2022, que fuera admitida por el juez primero de distrito, Adrián Novelo, el Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo y Administrativa del XIV Circuito, de manera unánime, avaló el dictamen para una nueva suspensión del tramo cinco del Tren Maya.

Por esta razón, la construcción deberá detenerse en tanto las autoridades encargadas de la obra presentan una minuta de impacto ambiental, misma que Fonatur está tramitando, aunque también cabe la posibilidad de la impugnación, que ya se encuentra en trámite, ante los juzgados federales.

Los recursos de amparo contra el tramo 5 del Tren Maya, que conecta Playa del Carmen con Tulum, en el estado de Quintana Roo, han sido interpuestos por grupos supuestamente ambientalistas como el “Centro para la Diversidad Biológica” y “Defendiendo el Derecho de un Medio Ambiente Sano”, éste último fundado y dirigido por la abogada Antonella Vázquez Cavedon , socia y representante legal de varios grupos hoteleros que vieron fugarse su oportunidad de negocios con el nuevo trazo en la ruta del Tren Maya