Sindicato Mexicano De Electricistas

Tras la poca convocatoria; medios victimizan a Sicilia y LeBarón; acusan a ciudadanos de “agredirlos”

El día de ayer fue el último día de la “caminata por la paz”, convocada por Javier Sicilia y la familia LeBarón.
En los días anteriores había pasado sin relevancia, ni en redes, tan solo en los medios convencionales.

Con imágenes a modo, trataron de hacer ver a la ciudadanía que los organizadores tenían el apoyo popular, sin embargo no despertó el interés, salvo de la prensa e integrantes de la derecha mexicana.

Ayer, finalmente, Sicilia y los LeBarón, acompañados de cientos de personas -víctimas de la violencia heredada-, salieron de la Estela de Luz con destino al zócalo y a Palacio Nacional.

La caminata no resultó como esperaba.

Con apenas unas 200 personas (aunque los medios aseguraron que eran miles), llegó la marcha de Sicilia y los LeBarón al zócalo.

Acompañados de los medios, los integrantes de la marcha intentaron pasar por donde estaba un nutrido grupo de YouTubers y de ciudadanos que se juntaron para solicitar firmas contras los ex presidentes de México.

Ante la insistencia de pasar por donde estaban los “simpatizantes” de AMLO; -como los calificó la prensa-, empezó el show mediático.

Las cámaras de Televisa y demás medios electrónicos, tenían la nota y ya todos nos imaginábamos el encabezado.

Cabe señalar que en todo momento se trató de calmar la situación, pero hubo integrantes de la marcha de la paz que se tornaron violentos.

Y sí, así sucedió, de inmediato los videos de las supuestas “agresiones”, fueron replicadas por los medios convencionales y condenando la “violencia”.

Sin embargo, no contaban que los YouTubers y ciudadanos de a pie, grabaron lo que sucedió y nuestra prensa fue exhibida nuevamente.

Acá te dejamos los videos e imágenes de las personas que narraron lo sucedido, y comprobamos que una vez más ganó el amarillismo de la prensa convencional.

Muchas gracias a las personas y los YouTubers que no se callaron y mostraron, una vez más, que los intereses de la prensa conservadora.