Tras censura a Trump; medios y opositores en México aplauden medida, sugieren no difundir conferencias de AMLO

El día de ayer, el país que nos había vendido la idea de ser el más demócrata del mundo, se ha visto en un escandalo internacional de censura.

El aún presidente de Estados Unidos, Donald Trump lanzaba un mensaje desde la Casa Blanca sobre el resultado de las elecciones: “Si contamos los votos legales, ganamos fácilmente. Si cuentas los ilegales, nos van a tratar de robar”.
Sin embargo, al dar más detalles sobre a lo que él acusa como fraude, tres de las cadenas de televisión más grandes de aquel país: ABC, CBS y NBC, decidieron interrumpir la transmisión porque según ellos, representaban el peligro de sus palabras sin pruebas. Las únicas televisiones que mantuvieron la emisión fueron la CNN y Fox News.

El discurso de Trump advertía el daño histórico al sistema electoral de un país. Por lo que los medios decidieron cortar el mensaje, alegando que se desprestigiaban las instituciones y que las palabras del presidente estadounidense añadirían mas ‘gasolina’ a un país más polarizado que nunca.

Personajes como Jorge Ramos, justificaron el corte del mensaje de Trump, aludiendo que el presidente en funciones, decía ‘mentiras’ y que no aportaba una prueba de sus dichos.

En México, la censura a Trump, cayó ‘como anillo al dedo’; pues varios periodistas y opositores al gobierno del Presidente López Obrador, justificaron esa acción y acariciaron la idea de que los medios nacionales se atrevan a silenciar al tabasqueño.

Personajes como Carlos Loret, León Krauze y opositores han celebrado las acciones de las cadenas de televisión de Estados Unidos.

Intelectuales orgánicos como los Krauze, no solo justificaron el acto de censura, sino que la alabaron; diciendo que era una ‘decisión valiente´’ ante las mentiras del mandatario estadounidense.

Pero no terminó ahí, medios convencionales como El Universal, también pusieron en la mesa la cancelación de las ‘mañaneras’ del Presidente López Obrador.

La ventaja que tiene el mandatario mexicano es que sus conferencias no son televisadas en cadena nacional, apenas si son distribuidas por canales públicos. Su fuerte son las redes sociales.
Se vería algo escandaloso que Facebook, Twitter y YouTube dejarán de ser los medios de los ciudadanos para informarse y ahora con esta ‘nueva modalidad’, pretendan ser los censores de los políticos incomodos.