El titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Adán Augusto López Hernández, reveló que hay una investigación internacional en contra de Felipe Calderón Hinojosa, expresidente de México.

“Las armas que iban destinadas para nuestras fuerzas armadas y para la policía, terminaron vendiéndose al crimen y a la delincuencia organizada”, dijo en el Congreso de Michoacán.

Además, el secretario de Gobernación, señaló que el expresidente Felipe Calderón dejó un “reguero de sangre” en Michoacán, luego de haber declarado en ese estado la “guerra contra el narcotráfico” en 2006.

“El comandante supremo de las fuerzas armadas en aquella época tomó la decisión e instruyó a los militares para que salieran a las calles en una absurda guerra”, acusó en el Congreso de Michoacán.

También recordó que quien entonces era secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, actualmente se encuentra en prisión en Estados Unidos por presuntos nexos con el narco.

Y agregó que fue “absurda” la guerra contra el narco, porque las armas que estaban destinadas a combatir al crimen organizado, terminaron “siendo vendidas a la delincuencia”, en referencia a la operación conocida como Rápido y furioso.

Por ello, agregó, “hay una investigación internacional en contra de Felipe Calderón”.

Incluso se refirió al expresidente como Felipe “El Pequeño”, de quien dijo no solo militarizó al país, sino que terminó convertido en un traficante de armas.

Advertisement