Tras el anuncio del Presidente López Obrador sobre la Reforma Constitucional para fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) —con el propósito de garantizar a la población precios justos por el servicio de energía eléctrica— y estipular en la ley que la explotación de litio solo corresponde a la nación.

Los senadores del PAN adelantaron que votarán en contra de dicha reforma constitucional, pues aseguran que representa un retroceso para la inversión, la competitividad y el medio ambiente.

A través de su cuenta de Twitter, los legisladores panistas aseguraron que la reforma propuesta por el presidente López Obrador “busca darle el monopolio de la energía eléctrica CFE en producción, comercialización y distribución, desapareciendo a los órganos reguladores”.

Ello “significaría un grave retroceso para la confianza a las inversiones, la competitividad y un fuerte golpe al medio ambiente”. “Las y los Senadores del PAN nos opondremos firmemente”, concluyeron.

La iniciativa plantea la desaparición de la Comisión Nacional de Hidrocarburos y la Comisión Reguladora de la Energía, además de que la CFE dejará de ser un una empresa productiva del Estado y regresa a su carácter de paraestatal que producirá y despachará 56 por ciento de la energía que se genera en el país, y el resto, 46 por ciento, participará la iniciativa privada.

En conferencia de prensa matutina en Cuernavaca, Morelos, el mandatario afirmó que, en el caso del litio, ya no se entregarán nuevas concesiones porque se trata de un mineral estratégico.

“No se va a poder desarrollar la industria tecnológica y la industria moderna sin el litio y se sabe que México tiene suficiente litio y esto nos permite, sobre todo pensando en las nuevas generaciones, dejar a los mexicanos este recurso para el desarrollo de México. Por eso tomamos esta decisión de que el litio sea de la nación, de todos los mexicanos”, aseveró.

El secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, detalló que la iniciativa de decreto consta de la reforma a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución y nueve transitorios.

“Se trata de rescatar y fortalecer a la CFE, garantizar a través de ella la seguridad energética del país, en este caso la industria eléctrica nacional y que sea posible que haya electricidad a mejor costo para todos los mexicanos. (…) Ya no estaremos sujetos, como hasta hoy, a que los intereses privados sean los que fijen las tarifas los que despachen la energía y los que utilicen sin ningún costo para ellos toda la red eléctrica nacional”, enfatizó.

Informó que, de ser aprobada en el Poder Legislativo, la Comisión Federal de Electricidad será una institución con personalidad jurídica propia, es decir, un organismo del Estado.

Además desaparecerán las subsidiarias anteriores y quedará un solo órgano encargado de la generación, distribución y administración de la energía eléctrica.

“Se garantiza que cuando menos la CFE será la encargada de producir y despachar el 56 por ciento de la energía que se genera en el país pudiendo el sector privado participar hasta en un 46 por ciento”, acotó.

Expuso que la CFE se fortalecerá también con la desaparición de contratos de autoabastecimiento, lo que significa que las grandes cadenas comerciales y tiendas de autoservicio tendrán que adquirir la energía a la Comisión.

El secretario de Gobernación agregó que desaparecerán la Comisión Nacional de Hidrocarburos y la Comisión Reguladora de Energía dos instancias que en el periodo neoliberal fueron creadas para acotar las funciones de la CFE y beneficiar a productores privados. El Centro Nacional de Control de Energía, dijo, pasará a formar parte de la CFE.

Precisó que corresponderá al Estado la intervención y exploración de los minerales considerados como estratégicos, entre ellos el litio.

Se respetarán las concesiones otorgadas previo al Gobierno de la Cuarta Transformación para la explotación del oro, la plata y el cobre, sin embargo, ninguna de estas será utilizada para el litio.

“Hay a la fecha ocho concesiones otorgadas para la posible explotación de litio y quedarán vigentes siempre y cuando acrediten, ante la Comisión Federal de Electricidad y ante la Secretaría de Energía, que han iniciado el proceso de exploración y que están en los términos previstos para empezar la producción. Se tiene informe que solamente una de esas sociedades, de esos ocho concesionarios, reúne esta característica pero si logran acreditar estará vigente esta concesión”, apuntó.