Mediante un comunicado, Luis Bravo Navarro, Coordinador de Comunicación Corporativa de la Comisión Federal de Electricidad CFE, aseguró que es falso lo que afirma la Asociación Nacional de tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) en el sentido de que la aprobación de la Reforma Eléctrica que se discute ahora en el Congreso, pueda repercutir en los precios al consumidor, pues lo que la iniciativa busca es que la energía eléctrica “llegue a todos los habitantes de México a través de la tarifa más justa que, además, crezca por debajo de la inflación”.

Hace unos días, Vicente Yáñez, presidente de la ANTAD, reconoció que el 40% del consumo de energía en las tiendas se encuentra en el cuestionado esquema de autoabasto, por lo que, afirma, entre el 2 y 3 por ciento del total de lo que vale un producto está relacionado con el consumo de luz que hace la tienda que te lo vende, lo cual permite a sus agremiados beneficiarse de un sistema de abastecimiento de electricidad injusto y ventajoso.

Y, basado en lo anterior, los miembros de ANTAD pretenden perpetuar esas indebidas ventajas amenazando con aumentar los precios de sus productos, de aprobarse la iniciativa de Reforma Eléctrica.

“Hay que tomar medidas para que no alimentemos la inflación, y una de de estas que deberíamos tomar para no aumentar la inflación es precisamente pensar muy bien en temas como esta reforma en materia energética que puede afectar e impactar los costos de manera importante, nosotros estimamos que el costo de energía eléctrica es de alrededor del 2 a 3 por ciento del precio de los productos, entonces, es enorme la afectación que se pudiera dar”, dijo el dirigente empresarial.

Ante esto, Bravo Navarro señaló que esas declaraciones sensacionalistas se suman a las del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) y las del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) “que desestabilizan a la opinión pública con especulaciones alarmistas y sin fundamento, diciendo que la reforma afectará la economía y las inversiones en el país”, sin embargo “Como hemos mencionado reiteradamente, la reforma tiene como propósito que la energía eléctrica llegue a todos los habitantes de México a través de la tarifa más justa que, además, crezca por debajo de la inflación.

El funcionario, al condenar la distorsión de mercado provocada por la reforma de 2013, indicó, “quizás algunos empresarios hacen declaraciones sensacionalistas para distraer la atención de la opinión pública. Los permisos de autoabasto, por citar sólo un caso, sirven para ejemplificar cómo funciona este esquema para algunas empresas. Los permisos originalmente se otorgaron para que grandes fábricas generaran y consumieran su propia electricidad, pero fomentaron un mercado paralelo ilegal donde algunos permisionarios simularon tener ‘socios de un dólar’ para vender esa electricidad utilizando las líneas de transmisión de la CFE para transportar su energía de una región a otra sin cubrir el costo real. Hoy hay registradas 239 centrales de autoabasto, un monopolio privado que tiene más de 77 mil 700 socios/clientes”.

Pero la energía eléctrica es un derecho universal que debe gestionarse por el Estado como parte de una estrategia para mejorar el entorno social, por lo que Luis Bravo invitó a los privados a que se sumen en esta meta generando el 46 por ciento de la energía del país, pues “eso es lo que busca la actual propuesta de reforma eléctrica”.