De acuerdo a la más reciente encuesta que periódicamente publica el diario El Financiero, la aprobación por la gestión del Presidente Andrés Manuel López Obrador a tres años de gobierno, continúa a la alza, pues para noviembre aumentó de 60 por ciento que tenía en octubre, a 66 por ciento para noviembre, la mayor cifra desde abril de 2020, cuando la ciudadanía cerró filas con el mandatario por el inicio de la pandemia, otorgándole un 68 por ciento de aprobación.

El estudio revela que al 63 por ciento de la población le pareció buena o muy buena la participación del Jefe del Ejecutivo en  la reunión del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York, y el 59 por ciento aprueba su intervención en la IX Cumbre de Líderes de América Latina realizada en Washington, D.C., en los Estados Unidos.

Sobre el acuerdo dado a conocer por el primer mandatario por medio del cual declara las obras de infraestructura de la administración como de seguridad nacional, la encuesta demuestra que el 58 por ciento está a favor, así como también que el 74 por ciento aprueba el programa de vacunación y el 54 por ciento la forma en que se ha manejado la economía.

También se registró un fuerte avance de hasta 10 puntos porcentuales en la imagen del Presidente, que califica atributos como liderazgo, capacidad, resultados y honestidad, donde se colocó con 64 por ciento de aprobación, lo cual se refleja en que 62 por ciento votarían a favor de que Andrés Manuel López Obrador continúe en la presidencia, en la consulta por la revocación de mandato.

Finalmente, el estudio muestra que ya casi la mitad de la gente (48 por ciento) está informada sobre el contenido y alcances de la Reforma Energética que se encuentra a discusión en el congreso, lo que revela un mayor interés de la población en tomar parte activa en la política nacional.

Esto contrasta con la encuesta publicada por el periódico conservador, El Reforma, quien no solo muestra una baja aprobación, si no que asegura que el mandatario federal va a la baja.


Sin embargo, es la única encuesta que coloca al presidente tabasqueño abajo de las mediciones.