El Presidente Andrés Manuel López Obrador expuso que ya se dio una vuelta de tuerca de la corrupción que propició la caída de la producción de Petróleos Mexicanos (Pemex) durante 14 años consecutivos, pero que ya se logró sacar a la empresa del hoyo en que se encontraba y para finales de año se alcanzará una producción de un millón 800 mil barriles diarios.

Recordó que las anteriores administraciones apostaron al despojo y el saqueo, tanto de Pemex como de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), con el fin de entregarlas a empresas extranjeras.

“Pemex está remontando una crisis heredada de muchos años de abandono, porque el propósito que tenían los gobiernos neoliberales era que Pemex se arruinara para poder privatizar el petróleo. Afortunadamente el pueblo de México dijo ‘basta’ y sonó la alarma, la campana, se dio el cambio”, dijo.

Respecto al incendio en el activo Ku Maloob Zaap del pasado fin de semana, el presidente aseguró que se está sacando adelante a Pemex, pues este año vamos a terminar con un millón 800 mil barriles promedio diario y también establecimos como meta no extraer más de 2 millones de barriles, porque solamente vamos a extraer lo que se va a requerir para producir las gasolinas en México.

El mandatario recordó que en 1994 se registró la mayor producción en la historia del petróleo con 3 millones 400 mil barriles diarios, y a partir de ahí “echaron a perder los campos y afectaron el yacimiento principal, el más grande, Cantarell, porque para sacar petróleo sin recato, sin cuidar el medio ambiente, sin pensar en el futuro, le inyectaron a los pozos nitrógeno para sacar más y esto con el tiempo produjo que los pozos petroleros se contaminaran con gas y se tuviese que quemar gas como nunca se había hecho, un gran desperdicio. Esta administración recibió la producción en un millón 700 mil barriles, la mitad de la producción máxima”.

Explicó además, que la inversión gubernamental se orientó a extraer petróleo en tierra y en aguas someras, que “es donde está el petróleo”, por lo que “ya estamos extrayendo a un costo de 4 dólares el barril y el promedio es de entre 10 y 12 dólares por la mala planeación, porque lo que les importaba no era extraer el petróleo, sino entregar contratos a empresas”.

Con información de La Jornada