A pesar de ser uno de los estados más violentos de la República, ocupando el cuarto lugar a nivel nacional, y de que su fiscal ha sido duramente cuestionado y señalado de vínculos con el crimen organizado, el Congreso del Estado de Guanajuato, de mayoría panista, rechazó la reforma que amplía el apoyo de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública hasta el año 2028.

La reforma, que ya fue aprobada por 17 estados, lo que le otorga plena legalidad y puede ser ya publicada en el Diario Oficial de la Federación, fue considerada “inviable” por los legisladores del Partido Acción Nacional (PAN), debido a que, en su opinión, se ha “debilitado” a las policias estatales y municipales, labor que corresponde al gobierno local.

Sin embargo, luego de que han recibido todo el apoyo en seguridad pública por parte de la federación asignándoles más de 12 mil 800 elementos de las Fuerzas Armadas hasta el momento y de que el gobierno del estado ha sido omiso en atender el problema, el diputado Rolando Alcántar consideró inviable el contenido de la Minuta, ya que dijo, no se han realizado las acciones necesarias por parte de la federación para combatir la violencia y delincuencia en el país, sino todo lo contrario, pues han debilitado a las corporaciones policiales tanto estatales como municipales al disminuirse el recurso para su operación.

“No hacen falta las reformas planteadas, ni la del 2019 ni ésta. Los argumentos no funcionan si no van de la mano de una política pública correcta, de recursos y, peor aún, si van acompañados de denostación, división política, satanización de los sistemas de seguridad pública municipal y estatal”, dijo el legislador.

Por otra parte, para la legisladora Cristina Márquez, establecer un periodo mayor para que las Fuerzas Armadas realicen tareas de seguridad pública de manera extraordinaria, es el resultado de una estrategia fallida para combatir la inseguridad por parte del gobierno federal, mientras que para la diputada Briseida Magdaleno las Fuerzas Armadas no han abonado en nada al tema de seguridad y no han dado resultados visibles y palpables para la ciudadanía.

Y es por eso que el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, ha exhibido en diversos foros la hipocresía del PAN para rechazar la reforma, pero exigir el apoyo de la Guardia Nacional y las Fuerzas Armadas.

“No podemos andar por la vida haciendo alegorías de hipocresía, no lo digo por usted, lo digo por los gobernadores que piden el apoyo de la Guardia Nacional o de las fuerzas armadas para las tareas de seguridad pública”, dijo ante legisladores en el Congreso de Durango.

“¿Sabe usted cuáles son los dos estados donde hay más apoyo de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Nacional en tareas de seguridad pública?  El primero de ellos es el más violento del país, por cierto. Guanajuato, tiene hoy 8 mil 420 elementos de la Guardia Nacional, casi 12 mil del Ejército Mexicano, contra solamente 3 mil 75 elementos de seguridad pública estatal”, explicó ante los legisladores duranguenses.

De esta manera, conscientes de que su negativa ya no tiene consecuencias, los diputados panistas del Congreso del Estado de Guanajuato utilizan la seguridad pública de todos sus ciudadanos como botín político.