El día de ayer, el gobernador de Nuevo León, Samuel García presumió en sus redes sociales que había encontrado una mina de oro en los limites de Nuevo León.

Sí, como si fuera Cristóbal Colón, García aseguró que había encontrado agua para su estado, solo que ésta se encuentra en la comunidad El Arbolito, en el cañón del ejido Nuncio del municipio de Arteaga, Coahuila, que colinda con el municipio de Rayones, Nuevo León.

Es decir, al estado gobernado por Samuel sí le toca un poco de agua, pero no toda como lo asegura en un video posteado en redes sociales.

En reunión que sostuvo con agricultores de este municipio ubicado 130 kilómetros al sur de la capital, el gobernador Samuel García Sepúlveda dijo que a cambio de la entrega, ordenará que se emprenda un programa de modernización de canales de riego en la zona.

“Pues acabo de encontrar una mina de oro literalmente hablando (…) aquí tenemos esta belleza, este milagro. Vamos a ir poco a poco, para que vean la cantidad de agua que sale de la sierra. No ha llovido y vean la cantidad de agua”, dijo en el video.

El mandatario emanado de Movimiento Ciudadano viajó a la comunidad para hablar con las autoridades agrícolas y llevar el agua de Rayones a Monterrey, con el objetivo de abastecer el área metropolitana ante la crisis hídrica que se vive en el estado.

“Estamos literalmente en un cañón y estamos haciendo todo lo posible para negociar con el sector agrícola para que esta agua llegue a Monterrey, a tres horas de la ciudad en carro, casi con Coahuila, acá en Arteaga”, explicó.

Ante este ‘descubrimiento’ usuarios de las redes externaron su preocupación por el posible daño ecológico que hará si se empeña en usar el agua de otro estado para abastecer a Coahuila.

Advertisement