Durante el sexenio de Vicente Fox, en el que se inició el proceso de privatización de Petróleos Mexicanos (Pemex), la producción petrolera de nuestro país se encontraba en 2004 en 3 millones 382 mil barriles diarios, pero fue decayendo paulatinamente hasta llegar a 1 millón 663 mil barriles diarios, sin embargo en la actual administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador, se logró contener ese declive y en 2021 por primera vez se logró un crecimiento, llegando a un promedio de 1 millón 664 mil barriles diarios.

Y es que desde finales de la administración foxista y durante toda la de Felipe Calderón, se llevó a cabo un proceso de chatarrización de la empresa estatal, culminando en el sexenio de Enrique Peña que, bajo el falso argumento de que se había acabado “la gallina de los huevos de oro”, se aprobó la mal llamada reforma energética, que esperaban fuera el último paso para la completa privatización de este recurso natural.

Sin embargo, y gracias a la extensa política de apoyos a Pemex emprendida por el Presidente López Obrador, el balance anual de 2021 arrojó que el mes más productivo para la producción petrolera del país fue marzo, cuando se produjeron 1 millón 698 mil barriles diarios, cifra que irá en aumento en los próximos años.

Esto debido a los 7 mil 135 pozos que se encuentran ya en operación, como son el de el de Maloob que produce 287 mil barriles diarios, el de Zaap, del que se extraen 260 mil barriles diarios y los de Xanab con 96 mil, Ayatsil con 78 mil y Balam con 52 mil, además de los más de 60 que se encuentran en fases de exploración.

Se espera que este jueves 27 de enero, Pemex publique sus propias cifras de producción petrolera de 2021.