Comparte este Artículo

Debido a la falta de agua potable en Monterrey y algunos municipios conurbados, luego del anuncio del pasado sábado pasado sobre la reducción del suministro de agua, ha propiciado que los ciudadanos realicen compras masivas de agua embotellada en supermercados, tiendas de conveniencia y de abarrotes, lo que ha provocado desabasto de esos productos, según La Jornada en un recorrido por los establecimientos, en donde los anaqueles lucen vacíos.

Cabe recordar que el sábado pasado, el gobierno de Nuevo León informó que solo habría agua 6 horas al día, lo que generó pánico entre los ciudadanos y realizaron compras masivas del vital líquido.

Aunado a la escasez del agua, ahora se han disparado los costos, de acuerdo con versiones de dueños de los negocios y empleados de supermercados.

“Aumentó todo, el garrafón grande estaba 43 pesos y ahora cuesta de entre 46 y 50 pesos, y los chicos están casi igual de caros que el grande”, explicó un trabajador a La Jornada.

“Hay mucha escasez de agua (embotellada), dura dos días (en el anaquel), y los proveedores surten pocas veces en la semana”. Señaló el vendedor que surtía lunes, miércoles y viernes; ahora solo acude los viernes y en ocasiones no entrega el pedido completo, señala el medio citado.

Vecinos de municipios de la periferia como Ciénega de Flores, El Carmen, Salinas Victoria, Marín y Zuazua, han denunciado que hay comerciantes que aprovechan esta situación para lucrar.

“Acuden a esos sectores con camiones cargados de garrafones de agua sin marca, los cuales llegan a vender hasta a un precio de 100 pesos cada uno y no hay manera de denunciarlos, pues se mueven constantemente”.

A partir del sábado, por orden gubernamental, los municipios de la zona metropolitana de Monterrey y municipios periféricos, comenzaron a recibir agua potable solo seis horas al día, de las 4 a las 10 horas, medida que además, presentó una serie de errores en las primeras horas de su aplicación.

Es tanta la desesperación, los vecinos inconformes de Ciénega de Flores y Zuazua, municipios localizados al norte de la capital de Nuevo León, bloquearon la carretera Monterrey-Nuevo Laredo por espacio de siete horas en demanda del restablecimiento servicio, pues llevan 15 días sin el líquido.