A través de una conferencia de prensa, el vocero de la compañía petrolera, Baker Hughes informó que realizó una investigación interna en México y Estados Unidos, y desmintió el supuesto conflicto de interés que divulgaron algunos medios opositores al Presidente Andrés Manuel López Obrador, por la renta de una casa en Houston al hijo del mandatario federal, José Ramón López Beltrán, y a su esposa Carolyn Adams.

En conferencia de prensa, Bob Pérez, vicepresidente de Baker Hughes para México y Sudamérica, dijo “que el resultado de la auditoría es que no hay conflicto de interés ni irregularidades en los contratos que tiene la empresa con Petróleo Mexicanos” (Pemex).

El vocero de la compañía petrolera dio a conocer que se contrató a un despacho externo, el Grupo R. McConnellen, de inteligencia corporativa y se hicieron los estudios forenses correspondientes que determinaron que al exejecutivo Keith L. Shilling, quien fue propietario de la residencia en Houston, nunca tuvo injerencia en las operaciones de México.

También se informó que se analizaron archivos y correos electrónicos de Shilling de su computadora de trabajo, así como documentación, responsabilidades y proyectos de Baker Hughes.

“Shilling fue empleado de Baker Hughes en 2016 y salió de la empresa en 2019; durante el tiempo que estuvo en la compañía, trabajó en su grupo de Norteamérica, y México no pertenece a esta dirección sino a la de Latinoamérica”.

“Baker Hughes es una empresa que lleva más de 60 años trabajando en México, (…) que cotiza en la bolsa de Estados Unidos y somos una empresa que tiene una cultura muy robusta de cumplimiento corporativo y de anticorrupción, es un política de cero tolerancia”, aseguró.

La revisión de externa del Grupo R. McConnell “concluye que la transacción de arrendamiento entre Keith Schilling y un tercero se considera una transacción de curso ordinario en condiciones de igualdad entre esas partes. No tiene ninguna relación con ningún negocio de Baker Hughes en México o de otro tipo. La empresa no tenía conocimiento del acuerdo de alquiler ni recibió ningún beneficio de este”.

La investigación del despacho señala que en 2019, Carolyn Adams, esposa del hijo del presidente, arrendó la residencia de Shilling en Conroe. En ese momento, ella no mencionó a José Ramón López Beltrán como ocupante del inmueble.

El director general de Pemex, Octavio Romero Oropeza, también informó que desde la semana pasada, Baker Hughes le había solicitado una reunión y hoy se concretó, en esta se informó sobre los resultados de la auditoría.

Con información de Forbes