No es AMLO, sino la FGR la que investiga a Anaya y a 2 gobernadores panistas

La Fiscalía General de la República (FGR) confirmó que existe una investigación abierta en contra de Ricardo Anaya, desde agosto de 2020, derivada en parte de las declaraciones de Emilio Lozoya, que incrimina a Anaya, así como al ex coordinador de la bancada panista en el Congreso, Ernesto Cordero, al ex legislador y aún gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez y al exdiputado y gobernador sin fuero de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca.

A partir de las declaraciones realizadas ante autoridades judiciales por el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), en donde refiere entregas de dinero a legisladores a cambio de que dieran su voto aprobatorio a la reforma energética durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, es que iniciaron las pesquisas para determinar la participación de los políticos señalados en diversos delitos, como lavado de dinero, operaciones con recursos de procedencia ilícita, enriquecimiento ilícito y corrupción.

Ayer, quien fuera candidato del PAN para la presidencia en las elecciones que se celebraron en 2018 y donde resultó ganador el ahora Presidente Andrés Manuel López Obrador, difundió un mensaje en redes donde pretende justificar que no enfrentará los señalamientos en su contra, culpando a López Obrador de su huida.

En dicho comunicado, acusa a López Obrador de que lo “quiere meter a la cárcel con el testimonio de dos testigos balines, o sea, López Obrador me quiere fregar a la mala. Le estorbo para sus planes de sucesión en 2014. No quiere que yo sea candidato y me quiere encarcelar porque no le gusta lo que digo”, para después anunciar su intención de evadir la acción de la justicia: voy a tener que estar fuera una temporada, espero sea muy breve.

Sin embargo, la FGR señaló que las investigaciones contra Anaya y sus compañeros de partido se vienen realizando desde agosto del año pasado y que, a consecuencia de las mismas, ya se encuentra vinculado a proceso el ex senador panista Jorge Luis Lavalle, que también formó parte del grupo que habría recibido recursos presuntamente entregados por la empresa Odebrecht al ex director de Pemex y que ello sirviera para que diera su voto aprobatorio a la reforma energética de 2015.

El hecho de que con estas averiguaciones muy probablemente se vean frustradas sus aspiraciones para obtener la candidatura blanquiazul para la presidencia en los comicios de 2024, solo puede considerarse como un daño colateral, ya que, de una forma o de otra, deberá hacer frente a este proceso.