SinLineaMX - Live

Luego de que el embajador de los Estados Unidos en México, Ken Salazar, señalara que el Presidente Andrés Manuel López Obrador tiene razón en proponer que haya cambios en la legislación sobre energéticos, el Jefe del Estado Mexicano agradeció el apoyo que el representante del presidente norteamericano Joe Biden expresó para con la Reforma Eléctrica que ahora se encuentra a discusión en el Congreso.

Durante la conferencia mañanera, que en esta ocasión se realizó desde Tlaxcala, el primer mandatario señaló que, aún cuando estas modificaciones pudieran causar algunas molestias en ciertos sectores empresariales de ambos países, el gobierno de los Estados Unidos reconoce los beneficios que ésta significa para la sociedad, pero además, la administración de Joe Biden siempre ha sido muy respetuosa y en búsqueda de la cooperación.

“Agradezco mucho las palabras del embajador Ken Salazar. El gobierno del presidente Biden ha sido muy respetuoso y se está buscando que trabajemos cada vez en mayor coordinación”, dijo López Obrador.

“A lo mejor algunos empresarios de Estados Unidos y de aquí también no les va a gustar, pero ¡muy bien, Ken! Es un hombre con juicio práctico, con sentido común”, agregó.

El Presidente mexicano explicó que el objetivo de anteriores administraciones era desaparece el servicio público, comúnmente conocido como “privatización”, para que absolutamente todo quedara en manos de la iniciativa privada y sujeto a las leyes del mercado, sin importar la función social, de tal manera que la educación, la salud y los servicios primarios estuvieran disponibles solamente para quien los pudiera pagar.

Por eso, López Obrador reitera que la Reforma propuesta es en beneficio de todos los mexicanos, pues de continuar por el camino marcado por lo aprobado en 2013, tanto ricos como pobres saldrán perjudicados y por ello, reiteró el mandatario, es necesario romper con lo que sucedía en el pasado, que el poder público estaba subordinado al poder económico.

“Los pobres más pobres y los ricos más inseguros. No iban a poder vivir más que en carros blindados, en fortalezas, en búnkeres, rodeados de guardaespaldas. ¿Qué produce, qué genera, qué origina la violencia? Desigualdad, el empobrecimiento, falta de oportunidades y la frustración de muchos que no tienen esperanza. ¿Cómo seguir con ese modelo inhumano, dando la espalda al que sufre?”, cuestionó.