Durante el foro por el “Día Internacional contra la Corrupción”, organizado en el senado y la Junta de Coordinación Política (Jucopo), el representante de la Oficina de las Naciones Unidas (ONU) contra la Droga y el Delito en México, Kritian Hölge, reconoció la lucha contra la corrupción del gobierno de México.
Y señaló que nuestro país, hoy es un ejemplo de eso.

En su discurso en el Senado, el funcionario de la ONU, parafraseó el discurso que el presidente Andrés Manuel López Obrador durante su visita a la sede en Nueva York de la Naciones Unidas.

“La corrupción es el principal obstáculo para ejercer nuestro derecho a una vida libre de temores y violencias”, y añadió, “es un obstáculo para ejercer todos los derechos humanos y lograr sociedades más justas y resilientes”.

En el evento también estuvo presente el auditor superior de la Federación (ASF), David Colmenares, quien dijo “que hay que realizar acciones precisas contra la corrupción para revertir sus actos”. Señaló que la corrupción “no es un fenómeno generalizado”, pero que está presente en todos los ámbitos de la vida pública y social.

“No debemos omitir, por supuesto, que hoy el crimen organizado también tiene un papel en contra de quienes hacen un gran esfuerzo para abatir el tema de la corrupción, la violencia, la inequidad. Por ello, es posible encontrar corrupción en los más distintos ámbitos, desde las altas finanzas hasta la interacción de ciudadanos con cualquier tipo de autoridad, esta se presenta en los negocios, los deportes, la academia, la impartición de justicia, el comercio, los medios de comunicación y cualquier otra manifestación de la vida social, desde luego no es generalizada”.

Por su parte, la presidenta del Senado, Olga Sánchez Cordero, expuso, a su vez, que la corrupción “es un cáncer común, un virus en mutación que destruye, que como cualquier enfermedad se arraiga, se enraíza, nos cuesta, se disemina y daña de manera diferente a los organismos a los que toca, los deja inermes y los vacía”.

Con información de La Jornada