Durante más de cinco horas, el presidente Andrés Manuel López Obrador y el enviado presidencial para el cambio climático del gobierno de Estados Unidos, John Kerry, se reunieron en privado en el Palacio de Gobierno de Hermosillo, Sonora, para conversar sobre el calentamiento del planeta. Ambas partes coincidieron en la necesidad de lograr que las 20 grandes economías del mundo cumplan con las metas y el compromiso de reducir el aumento de la temperatura.

Al término del encuentro, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, sostuvo que México presentó a la misión estadunidense detalles del denominado Plan Sonora, considerado como el modelo a seguir en otras entidades para promover el uso de energías renovables.

Mencionó que entre los principales proyectos presentados están el avance del programa en la captura de gas metano por parte de Petróleos Mexicanos con el fin de reutilizar el energético que se está quemando; asimismo, los progresos en la construcción de la planta solar en Puerto Peñasco, cuyas obras empezaron en marzo y que en su momento se convertirá en la más grande en América Latina; explicó que en el Plan Sonora se pretende el desarrollo del uso de energía solar y la explotación de yacimientos de litio (mineral básico para la elaboración de baterías).

En su oportunidad, Kerry reconoció el alcance de los planes que tiene México como parte de sus propuestas para contribuir a enfrentar el cambio climático. Afirmó que las 20 economías más grandes del mundo tienen la responsabilidad especial para enfrentarse a los desafíos que se plantean Glasgow y París para hacer todo lo posible para evitar el calentamiento de la tierra.

Aseveró que ha quedado claro que derivado de la guerra en Ucrania y la pandemia de covid algunos países han enfrentado problemas para el suministro de energía, cuya oferta se ha visto disminuida y ha generado nuevos desafíos.

El presidente Joe Biden, sostuvo, ha definido los pasos que dará Estados Unidos en apoyo a las diferentes acciones que realicen otros países sobre el camino a seguir en la cooperación en materia energética y ambiental. Destacó la coincidencia que tienen México y Estados Unidos para alcanzar las metas fijadas por ambas partes.

Posteriormente, López Obrador, acompañado de Ebrard, y del jefe de la Unidad para América del Norte, Roberto Velasco, así como el gobernador Alfonso Durazo, conversaron con Kerry y el embajador Ken Salazar. Intercambiaron posturas sobre la próxima conferencia de la Organización de las Naciones Unidas sobre cambio climático (COP 27) a efectuarse en noviembre en Egipto. En esa cumbre, México presentará el Plan Sonora como una de sus aportaciones principales, para el crecimiento acelerado del uso de las energías solar, geotérmica, eólica e hidráulica.

Ebrard señaló que Estados Unidos tiene el compromiso de que en 2035 ya no se consuma el carbón como alternativa energética, al igual que México, ya que se trata de economías integradas. Son acuerdos muy positivos que reflejan una visión coordinada, con objetivos y acciones comunes.