Gobernadores de la oposición establecerán sus propios indicadores de regreso a clases

Los gobernadores de Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Michoacán, Colima, Jalisco, Aguascalientes, Chihuahua, Durango y Guanajuato anunciaron que crearán sus propios indicadores para el regreso de los estudiantes a las aulas.

Por lo tanto, han llegado a la conclusión que no utilizarán el plan del gobierno federal de regreso a clases, cuando el semáforo epidemiológico esté en “verde”; los mandatarios señalan que ese modelo no se ajusta a las realidades de sus estados.

Los integrantes de la llamada Alianza Federalista se reunieron en el Centro de Convenciones de Torreón, desde donde dieron a conocer diferentes acuerdos, entre ellos los educativos.

Entre sus acuerdos se encuentra proponer definir un esquema de indicadores a considerar para el regreso a clases presenciales, para lo que se establecerá una mesa de trabajo con los Secretarios de Salud y Educación.

Los gobernadores de la oposición señalaron que los indicadores deben considerar la atención médica y la infraestructura de cada estado, la percepción de los padres de familia y el magisterio respecto del riesgo en la movilidad de los hijos.

Además señalaron que se revisará la posibilidad de crear un fondo de apoyo a la educación particular, y que los recursos que se destinan a las becas universales se utilicen para la adquisición de equipamiento que permita la educación vía remota.

Miguel Riquelme, gobernador de Coahuila, señaló que pese a que serán lineamientos generales se adecuarán a cada estado en su momento.

“Bajo un mismo formato y protocolo, sin dejar de aterrizar hacia la realidad de cada entidad federativa de los aquí presentes, definimos reforzar las capacidades tecnológicas, establecer los protocolos necesarios, para que cuando nuestros indicadores así se presenten, de manera puntual en mejoría, tengamos bien establecido el modelo del sistema educativo que se requiere”, dijo.

A su vez, Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco, subrayó que la propuesta nacional de regreso a clases no es suficiente.

“Creo que coincidimos todos en que no basta decir que para poder regresar a clases presenciales es necesario que el semáforo nacional esté en verde. Esa idea me parece que reduce a su mínima expresión la complejidad de decisiones en las que van a estar en juego la salud, sino también de maestras, maestros y personal administrativo de las escuelas”, señaló.

Cabe recordar que la Secretaría de Educación Pública (SEP) tiene previsto que las clases inicien el lunes 24 de agosto mediante programas en televisión abierta, y la Secretaría de Salud federal ha argumentado que se tiene previsto el regreso hasta que exista el mínimo riesgo de contagios de coronavirus debido a que los menores suelen tener contacto regular con adultos mayores, uno de los sectores más vulnerables ante el COVID-19.

Con información de ADN Político