Fox y Calderón dan su respaldo a Anaya; acusan a AMLO de “tramposo y maligno”

En un inesperado vuelco de la realidad, los expresidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, quienes confesaron haber orquestado el desafuero del ahora Presidente Andrés Manuel López Obrador, torciendo la ley con evidentes fines políticos, en un intento por sacarlo de la contienda presidencial en 2006, acusan al mandatario de “persecución política” contra el panista Ricardo Anaya.

Los exmandatarios se pronunciaron, por medio de redes sociales, a favor del excandidato presidencial del PAN, quien actualmente enfrenta un proceso judicial por presunto enriquecimiento ilícito, entre otros delitos, condenando la supuesta persecución que López Obrador encabeza contra el panista, quien adelantó este lunes que se exiliará durante una temporada, en lo que aparenta ser un intento de evadir la acción de la justicia.

Fox, quien en múltiples ocasiones ha manifestado “sentirse orgulloso” por haber hecho “todo lo posible” para evitar que  llegara a la presidencia, aseguró que AMLO es “tramposo” y “maligno”, pues juega con la justicia de manera tendenciosa, al tiempo que envió su apoyo al político. “Ricardo, estamos contigo en tu lucha por México”.

Por su parte, después de haber hecho públicas las profundas diferencias con Ricardo Anaya, acusándolos de “cadenero del PAN” y de que fue motivo de su salida de ese partido, Felipe Calderón mostró un disfrazado apoyo hacia Anaya, escribiendo en su cuenta de Twitter que “lo que queda claro es que en México se libera y elogia a los delincuentes y se persigue a los opositores”.

Sin embargo, Calderón ya acusaba a Anaya de ser una persona deshonesta desde 2018, por las acusaciones existentes por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero que pendían sobre el entonces candidato presidencial panista.

“Que no declare esas operaciones, eso lo configura como una persona que, independientemente de que proceda una causa penal o no, no es una persona que tenga probidad para mí, es una persona deshonesta”, declaró Calderón en aquel entonces.

Actualmente, Anaya está acusado de presunto enriquecimiento ilícito y de haber recibido sobornos millonarios para aprobar en el Congreso de la Unión la reforma energética de Enrique Peña Nieto.