EPN es considerado por la FGR, como el líder criminal y traidor a la patria, revela Reforma

El periódico Reforma dio a conocer que la Fiscalía General de la República (FGR) ha acusado al expresidente Enrique Peña Nieto por supuesta traición a la patria y cohecho en el caso de Odebrecht.

De acuerdo con el medio citado, el periodista Abel Barajas asegura que tuvo acceso a la solicitud de orden de aprehensión del exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray, -que fue devuelta-, la FGR considera que Peña Nieto, quien ocupó el máximo cargo público del país entre el 1 de diciembre de 2012 y el 30 de noviembre de 2018, cometió los ilícitos utilizando como “instrumento” a Videgaray Caso y a Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex.

En las presuntas acusaciones aseguran que “Enrique Peña Nieto jugó un papel central en la comisión de delitos de cohecho, traición a la patria y delito electoral, lo cual puede asumirse sobre la base de proporciones empíricas generales. Él ocupó el cargo oficial más elevado en la administración pública del país durante el periodo del primero de diciembre de 2012 al 30 de noviembre de 2018 y contaba con su propio aparato de poder criminal”.

Para la FGR, el exmandatario priista “se apartó del Estado de Derecho y utilizó el cargo para el que fue electo, con el fin de delinquir”.

“ENRIQUE PEÑA NIETO jugó un papel central en la comisión de los delitos de Cohecho, Traición a la Patria y Delito Electoral, lo cual puede asumirse sobre la base de proposiciones empíricas generales. Él […] contaba con su propio aparato de poder criminal, con cuya ayuda implementó una estrategia de coptación de la voluntad de los legisladores encargados de la aprobación de sus reformas estructurales en materia energética”, se lee en el documento.

Según la FGR, el delito de cohecho se realizó cuando, por órdenes de Peña Nieto, Luis Videgaray Caso -quien se desempeñó como secretario de Hacienda- distribuyó, a través de “interpósitas personas”, 121 millones 500 mil pesos a los legisladores panistas Ernesto Cordero y Jorge Luis Lavalle y al priista David Penchyna, así como al entonces dirigente del PAN y posterior candidato presidencial Ricardo Anaya.

Esas entregas de dinero eran, presuntamente, fueron para conseguir el voto de los legisladores en favor de la reforma energética, aprobada a finales de 2013.

En tanto, el señalamiento por traición a la patria se da porque, argumenta la FGR, con el impulso de las llamadas “reformas estructurales” se benefició a empresas extranjeras como Odebrecht, a costa de los recursos naturales del país -que son propiedad de la Nación-, pues éstas podrían aprovecharlos y explotarlos.

“(Peña) tuvo un poder de mando y dirección sobre sus allegados en el gobierno que, desde luego, no era simbólico, sino que también incluía la capacidad de dar órdenes específicas, las cuales estaban obligadas a cumplirlas”, señala el documento que dio a conocer el Reforma.

Fuente: Reforma

Con información de Proceso

error: Content is protected !!