Comparte este Artículo

Este martes 14 de febrero entró en vigor el decreto, publicado ayer lunes en el Diario Oficial de la Federación (DOF), que prohíbe el uso de maíz transgénico para consumo humano, que a la vez revoca las autorizaciones existentes y tampoco permite conceder nuevas, así como el uso de glifosato, un herbicida muy usado en el campo.

De acuerdo con un comunicado emitido por la Secretaría de Economía, (SE) posterior a la publicación del decreto que sustituye uno de diciembre de 2020, especifica el objetivo y alcance de las políticas públicas y elimina “cualquier posible imprecisión del texto predecesor, el cual se prestó a interpretaciones diversas”.

La SE explica que, debido a que el decreto acota estrictamente al maíz, el resto de las materias primas como la canola, la soya o el algodón no quedan sujetas a esta regulación y se establece una categorización del maíz según su uso: alimentación humana (masa y tortilla), forraje e industrializado para alimentación humana, prohibiendo el uso de maíz genéticamente modificado para la masa y la tortilla, lo cual “no representa afectación alguna al comercio ni a las importaciones, entre otras razones, porque México es de sobra autosuficiente en la producción de maíz blanco libre de transgénicos. De lo que se trata es de consolidar tal soberanía y seguridad alimentaria en un insumo central en la cultura de las y los mexicanos”.

Pues el objetivo de este decreto, continúa la SE, es la “protección del derecho a la salud y a un medio ambiente sano, del maíz nativo, de la milpa, de la riqueza biocultural, de las comunidades campesinas y del patrimonio gastronómico; así como garantizar la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad”.

Aunque el decreto entra en vigor hoy martes 14, establece un periodo de transición para el desarrollo y escalamiento de las acciones previstas, el cual comprende hasta el 31 de marzo de 2024 y se elimina, además, la fecha límite para prohibir el uso de maíz genéticamente modificado para el forraje y la industria, por lo que queda sujeto a que exista suficiencia en el abasto.

Finalmente, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) ha presentado distintas alternativas viables, de probada efectividad y con potencial para prescindir del uso del glifosato y los herbicidas hechos con base en esa sustancia y señaló que existen 12 alternativas en el mercado para sustituirlo, cinco de los cuales son productos agroecológicos que están en desarrollo en México y siete  más son bio herbicidas disponibles a nivel mundial.

Advertisement