Comparte este Artículo

Con el clásico doble discurso que acostumbran utilizar los líderes políticos de los Estados Unidos, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, manifestó este viernes que su país está abierto a la diplomacia con Rusia en aras de negociar un fin pactado de la guerra en Ucrania, para inmediatamente después calificar las propuestas rusas como “vacías” y acusarla de que “no muestra signos de estar dispuesta a participar en una diplomacia significativa, de ninguna manera”.

“Reafirmamos nuestro compromiso con una diplomacia significativa que pueda poner fin a la guerra, incluso cuando Moscú sigue demostrando con sus acciones de escalada que su pretensión de estar abierto a la diplomacia es tan vacía como lo ha sido desde que el Presidente Putin lanzó su invasión en febrero”, afirmó el titular del Departamento de Estado en una rueda de prensa.

“Cuando se trata de la diplomacia para poner fin a la guerra, depende completamente de si Rusia llega a un lugar en el que realmente esté interesada en detener la agresión que comenzó, y no hemos visto evidencia de eso en este momento”, agregó Blinken en un comunicado, acusando posteriormente al presidente Ruso, Vladímir Putin, de estar “duplicando y triplicando su agresión” con la movilización parcial de cientos de miles de rusos, o la celebración de los referéndum “falsos” para anexionarse cuatro regiones ucranianas.

Y es que, para el Secretario de Estado, “el problema fundamental” del pueblo ucraniano “no solo es extraordinariamente valiente y resistente, sino que también tiene mucho éxito en repeler la agresión y en recuperar su tierra”, por lo que, en su opinión, Rusia no estaría dispuesta a abrir negociaciones, ya que “los ucranianos luchas por su país, por su tierra y por su futuro”, mientras que Rusia no lo hace, así que “cuanto antes el Presidente ruso Vladimir Putin entienda eso y llegue a esa conclusión, antes podremos poner fin a esta guerra”, dijo Blinken.