Denuncian en España que pruebas ‘rápidas’ chinas no funcionan; empresa no tenía licencia

Mientras España se encuentra en medio de una verdadera crisis por la pandemia del coronavirus, debido a la alta mortalidad que ha ocurrido en los últimos días y de infectados; a esto se le suma que han detectado que las pruebas que se compraron en china para la detección del covid-19, no funcionan.
En varios medios españoles están denunciando que la empresa china que vendió dichas pruebas, tiene ciertas deficiencias, como que no es 100% segura y dan falsos negativos.

“Los tests rápidos para detectar la infección de coronavirus que ha comprado el Ministerio de Sanidad en China no funcionan bien. Tienen una sensibilidad del 30%, cuando deberían superar el 80%. ¿Y eso qué significa? “Que los tests no valen, porque dan muchos falsos negativos”, explican a este diario responsables sanitarios de la Comunidad de Madrid, que recibió la primera remesa de pruebas rápidas. “Muchos pacientes que teniendo positivo por coronavirus en la PCR [la prueba de referencia, que tarda más tiempo] dan negativos en el test”, publica El Mundo.

Y esto se complica más, la embajada de China en España ha anunciado que la empresa que vendió los tests, Shenzhen Bioeasy Biotechnology, ni siquiera tiene licencia.

“El Ministerio de Comercio de China ofreció a España una lista de proveedores clasificados, en la cual Shenzhen Bioeasy Biotechnology no estaba incluida”. “Shenzhen Bioeasy Biotechnology no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos”, añade.

Lo que significa que el gobierno español repartió 640.000 pruebas de detección rápida, pero la medida fue en vano, pues la Comunidad de Madrid, denunció la inutilidad de los tests: “No valen”. “Nos dieron 8.000 test sin haberlos validado, y gracias a la prudencia de la Consejería de Sanidad no se hizo distribución masiva”, que quejan en la Puerta del Sol.

Esta viene a colación, pues la oposición en México exige al gobierno de López Obrador que realice pruebas al azar, la institución de sanidad de nuestro país ha declarado que esta medida, aparte de costosa es inútil.

El subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, ya había alertado a la población que en la situación en la que se encuentra México, en este momento, no es necesario ejecutar pruebas rápidas de detección de covid-19, como lo han hecho otros países.

“Lo mismo sucedió con la influenza hace 10 años. Las pruebas rápidas son dispositivos de sospecha diagnóstica que, como su nombre lo indica, se procesan rápidamente y frente a la persona enferma. Por lo mismo, son pruebas cuya calidad diagnóstica es limitada”, explicó López-Gatell el 24 de marzo en Palacio Nacional.

Además alertó que “todavía no hay una prueba rápida con suficiente utilidad para ser considerada en la operación real”.