SinLineaMX - Live

Sin comprender aún el grave daño que, de no haber sido declarada constitucional la Ley de la Industria Eléctrica (LIE), la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) festejó que el bloque opositor en la Cámara de Diputados se confabulara para que no se lograra la aprobación por las dos terceras partes de los legisladores, de la Reforma Eléctrica, impulsada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Coparmex continúa repitiendo los falaces argumentos de que la citada Reforma contenía cambios que afectarían a las familias y al medio ambiente, cuando lo que en realidad les preocupaba era la incidencia de la iniciativa privada en el sector.

Sin embargo, en Coparmex parecen no darse cuenta de que la reserva del 46 por ciento para el mercado privado, contemplada en la Reforma, no aparece en la LIE, por lo que ahora los privados tendrán que competir sin ventaja alguna, como los subsidios en el porteo, con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pero además la LIE establece la ilegalidad de los contratos de autoabasto, así como define también el orden de despacho, poniendo en primer lugar a las hidroeléctricas, por ser la tecnología de generación eléctrica más limpia y barata y en la que, curiosamente, la iniciativa privada no tiene influencia.

Pero aún así, la Coparmex, revelando sus verdaderos intereses, dijo reconocer el trabajo de los legisladores que votaron en contra, debido a que la reforma iba en contra de la economía, la libre competencia y el cumplimiento de los tratados internacionales.

El organismo empresarial confunde, además, escuchar las opiniones en contra de la Reforma Eléctrica durante el desarrollo del parlamento abierto, con estar de acuerdo con ellos, pues acusa de que “no fueron tomados en cuenta”, por lo que calificó a ese ejercicio como una “mera simulación”.