La policía alemana detuvo este miércoles de madrugada a 25 personas, 22 de las cuales son sospechosas de pertenecer a una organización de ultraderecha que conspiraba para derrocar al gobierno y formar uno nuevo.

El grupo de extrema derecha y exmilitares son sospechosos de “haber hecho preparativos concretos para entrar violentamente en el Bundestag, la cámara baja del Parlamento, con un pequeño grupo armado”, informó la Fiscalía a través de un comunicado.

“19 de los 25 detenidos están ya en prisión preventiva”, informaron las autoridades alemanas el jueves.

Los arrestados son en su mayoría simpatizantes de la asociación extremista Reichsbürger (Ciudadanos del Reich), que es un movimiento de alemanes que no acatan la Constitución alemana ni reconocen a la República Federal de Alemania y rechazan su ordenamiento jurídico.

También hay partidarios del llamado pensamiento lateral (Querdenken) y del movimiento “QAnon”, que creen en teorías de la conspiración. Fueron detenidos en Alemania, Austria e Italia.

Entre los detenidos hay un aristócrata menor conocido como el príncipe Heinrich XIII, de 71 años, quien sería uno de los principales responsables de sus planes. También hay exsoldados y una exdiputada del partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) que trabaja como juez en Berlín.

Según la Fiscalía federal, el aristócrata es uno de los dos presuntos cabecillas de los detenidos en las redadas efectuadas en 130 inmuebles en 11 estados federados alemanes, de los 16 que tiene el país, y en las que participaron 3.000 agentes. Es una de las mayores redadas de la historia de Alemania. Durante los registros se incautaron también armas.

En total se detuvieron a 22 ciudadanos alemanes bajo sospecha de “pertenencia a organización terrorista nacional”, según la Fiscalía. Y a otras tres personas, dos alemanes y una ciudadana rusa, sospechosas de apoyar al grupo, añadió. Además, hay casi una treintena de personas bajo investigación.

“Tras la redada contra los Reichsbürger, el número de miembros y simpatizantes acusados ha pasado de 52 a 54. Sin embargo, esta cifra aún podría aumentar”, declaró también este jueves el Presidente de la Oficina Federal de la Policía Criminal (BKA), Holger Münch, en la cadena pública alemana ARD. Münch no descarta que se produzcan más detenciones y más registros los próximos días.

Ni Münch ni el presidente de los servicios secretos alemanes en el interior, Thomas Haldenwang, dudan de la seriedad de los supuestos planes de los Reichsbürger para derrocar a la República y sustituirla por un nuevo Estado inspirado en el Reich alemán de 1871. Para Haldenwang se trata de un “peligro bastante real” del que ahora tienen una visión bastante clara del contenido de estos planes.

“Suponemos que las personas de la asociación estaban decididas y también seguras de que harían algo. Por tanto, lo correcto era actuar ahora y poner fin a los esfuerzos del grupo”, agregó por su parte el fiscal general de Alemania, Peter Frank, en declaraciones a ARD.

De acuerdo con las autoridades, el grupo, del que aún no hay nombre, fue fundado a finales de noviembre del año pasado, y “se ha fijado el objetivo de acabar con el orden estatal establecido en Alemania y sustituirlo por su propia forma de Estado, cuyas grandes líneas ya han sido elaboradas”.

“Los miembros de la organización son conscientes de que este plan sólo puede realizarse mediante el uso de medios militares y la violencia contra representantes del Estado”, entre las que aceptaron que hubiera también “la comisión de homicidios” como “paso intermedio para lograr el ‘cambio del sistema a todos los niveles'”.

A los acusados les une “un profundo rechazo a las instituciones del Estado y al orden liberal democrático” de la República Federal de Alemania, que con el tiempo les ha llevado a tomar la decisión de “participar en su eliminación violenta” y a comenzar para ello con “preparativos concretos”, agregó la Fiscalía en el comunicado.

Los miembros están firmemente convencidos de que Alemania está siendo gobernada en la actualidad por miembros del llamado Deep State, un “Estado profundo”.

“Los miembros del grupo siguen un conglomerado de mitos conspirativos compuesto por narraciones de la llamada Reichsbürger y la ideología QAnon”, explicó la Fiscalía.

“Según los miembros de la asociación, la liberación está prometida por la inminente intervención de la ‘Alianza’, una alianza secreta técnicamente superior de gobiernos, servicios de inteligencia y ejércitos de varios Estados, entre ellos Rusia y Estados Unidos. La asociación está firmemente convencida de que los miembros de la ‘Alianza’ ya están en Alemania y de que su ataque contra el ‘Estado profundo’ es inminente”, agregó. También querían reclutar principalmente a miembros del Ejército y de la policía para sus planes.

En otoño, intentaron deliberadamente reclutar policías para la organización y miembros del “brazo militar” exploraron cuarteles del Ejército alemán en Hesse, Baden-Württemberg y Baviera “con el fin de inspeccionar su idoneidad para alojar a sus propias tropas tras el golpe”, según la Fiscalía.

Se cree que las autoridades alemanas se enteraron de su existencia cuando el pasado mes de abril descubrieron un plan de secuestro en el que participaba un grupo que se hacía llamar Patriotas Unidos.

También formaban parte de la escena del grupo extremista Reichsbürger y supuestamente habían planeado secuestrar al Ministro de Sanidad, Karl Lauterbach, además de crear “condiciones de guerra civil” para poner fin a la democracia alemana.

Los integrantes de la organización contaban con un “consejo”, similar al gabinete de un gobierno ordinario, presidido por Heinrich XIII, detallaron las autoridades Este consejo tiene departamentos como justicia, asuntos exteriores y sanidad.

“Los miembros del ‘consejo’ se han reunido regularmente en secreto desde noviembre de 2021 para planificar la pretendida toma del poder en Alemania y el establecimiento de sus propias estructuras estatales”, detalló la Fiscalía.

Heinrich XIII procede de una antigua familia noble conocida como la Casa de Reuss, que gobernó partes del moderno estado oriental de Turingia hasta 1918. Todos los miembros varones de la familia recibían el nombre de Heinrich, además de un número.

Según los informes, además de un gobierno en la sombra, los conspiradores tenían planes para crear un “brazo militar”. “Algunos de sus miembros han servido activamente en el ejército alemán en el pasado”, se reveló

Entre ellos había ex soldados de élite de unidades especiales. El objetivo del brazo militar era eliminar los organismos democráticos a nivel local.

“Según las investigaciones realizadas hasta ahora, también existe la sospecha de que algunos miembros de la asociación han hecho preparativos concretos para entrar por la fuerza en el Bundestag alemán con un pequeño grupo armado. Aún no se han aclarado los detalles”, agregaron las autoridades.

Uno de los investigados es miembro de las Fuerzas de Comandos Especiales. La policía registró su domicilio y su habitación en la base militar Graf-Zeppelin de Calw, al suroeste de Stuttgart.

Advertisement