El senador Armando Guadiana Tijerina, su familia y su empresa minera, continúan en la mira de la Fiscalía General de la República (FGR) por la probable comisión de delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, falsificación de moneda y delincuencia organizada.

De acuerdo con documentos ministeriales continúa vigente la averiguación previa en contra del legislador morenista por el estado de Coahuila, que inició, a finales de 2012, la extinta Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), ante la presunción de actividades ilícitas en los procesos de extracción de las minas de carbón.

La carpeta contra Guadiana se mantiene actualmente enlistada y con estatus vigente en la Fiscalía Especializada en Materia de Delincuencia Organizada (FEMDO), de la FGR.

Los documentos atestiguan que el senador y su hermano José Luis Guadiana Tijerina, fueron señalados como objetivos criminales identificados y se giró una orden de presentación, el 27 de noviembre de 2012.

El senador se presentó voluntariamente ante la extinta Procuraduría General de la República (PGR), el 10 de enero de 2013, en donde le informaron de la investigación en su contra por dichos delitos.

La averiguación previa contra Armando investiga nexos entre su empresa Materiales Industrializados, propietaria de una concesión minera para la extracción de carbón en la región de Sabinas, Coahuila, con el cártel de Los Zetas, pues presuntamente permitió que ese grupo criminal explotara los terrenos que amparan sus permisos federales.

Informes en la FGR confirman que la UIF ha dado seguimiento a las operaciones presuntamente irregulares.

Advertisement