Durante la conferencia mañanera de este martes, el Presidente Andrés Manuel López Obrador informó que se exploran diversas medidas para impulsar la competencia en el mercado de las aerolíneas, entre las que se encuentran comprar la marca Mexicana de Aviación, o apoyar a los ex trabajadores para que lo hagan, así como también se considera la posibilidad de asociaciones público privadas para la adquisición de la misma, de Aeromar o hasta de Interjet, que se encuentra en severos problemas financieros.

Otra opción que se encuentra en estudio, sería abrir el mercado para que las aerolíneas extranjeras puedan ofrecer vuelos entre diversos puntos de nuestro territorio, todo esto con el objetivo de fomentar la libre competencia en el mercado, lo que redunda en un mejor servicio y precios al consumidor.

En el caso de que el Gobierno de México adquiera Mexicana, ésta pasaría a formar parte del complejo Tren Maya, que es administrado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), para evitar que en el futuro se pueda convertir en botín político o fuente de corrupción.

“Estamos viendo eso, hace falta ampliar la oferta y hay pues tres opciones, una y no se contraponen, podrían ser las tres o dos, una es que se pueda crear una nueva línea aérea, se han perdido, tenemos menos líneas para el pasaje y se está todavía analizando lo de la posibilidad de tener una línea aérea que forme parte del complejo del tren maya y los complejos que manejan los ingenieros militares”, dijo el Presidente al respecto.

“En este caso, es aprovechar la experiencia de la fuerza aérea para manejar una línea, se está viendo, no se descarta la posibilidad de que sea Mexicana si se adquiere la marca a los trabajadores”, agregó.

Informó que ya se cuenta con un avalúo de lo que costaría adquirir la marca Mexicana, sin embargo aún no existe un acuerdo entre los trabajadores despedidos por la empresa, pero una vez logrado, el Gobierno estaría dispuesto a apoyarlos para relanzarla, quizá bajo el formato de cooperativa.

Sí hay un estimado, pero no quiero meterme en eso. Incluso que ojalá y a partir de esta conversación al interior de los mismos trabajadores empiece a verse si podrían ellos llegar a un acuerdo”, expresó, aunque esto no significa la recontratación de los exempleados: “No, eso es otro asunto completamente distinto, porque tendríamos que considerar otros elementos y a lo mejor algunos podrían pasar en una convocatoria pero no es así que todos los trabajadores pasen a formar parte de la nueva línea no lo podríamos hacer, no creo que sea lo más conveniente”, finalizó.

Advertisement