Al solicitarle su opinión sobre la reunión que legisladores de la alianza “Va Por México” sostuvieron, en donde los integrantes del Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) presionaron a los del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para que se oponga sin discusión a la Reforma Energética, el Presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que éste último partido se encuentra ante una “oportunidad histórica” de regresar a los postulados que les dieron origen o perpetuar el espíritu privatizador presente desde la administración de Carlos Salinas de Gortari.

“El PRI tiene una oportunidad para definirse: va a seguir con el salinismo como política o va a retomar el camino del presidente Cárdenas, del presidente Adolfo López Mateos, el camino que trazaron estos dos grandes presidentes de México”, puntualizó López Obrador.

Durante la conferencia mañanera, que en esta ocasión se llevó a cabo en el Museo Naval del Puerto de Veracruz, el primer mandatario se refirió a la iniciativa de Reforma Energética presentada ante el Congreso, la cual busca lograr la soberanía energética para nuestro país mediante el fortalecimiento de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), además de decretar que la explotación e industrialización del litio será potestad exclusiva del Estado mexicano.

Lo anterior permitirá garantizar precios justos por la energía a toda la población y terminar con el régimen de privilegios derivados de la privatización neoliberal, que presenta una diferenciación en los costos a favor de las empresas y no del grueso de la población.

“No nos podemos quejar de que ahora se estén definiendo los proyectos de nación. Hay que estar pendientes de que van a resolver en la Cámara de Diputados y en la Cámara de Senadores”, puntualizó.

El titular del ejecutivo señaló que el plan de los neoliberales, era darle toda la producción a las empresas privadas, cerraban plantas para después convertirlas en chatarra, por lo que su propuesta se enfila en fortalecer a la CFE.

“Es una definición, consideramos que lo que más le conviene al país, es que se conserven estas empresas para garantizar que no haya aumento de impuestos, de los precios de los energéticos, que se acabe lo que imperó, los llamados gasolinazos. Lo que consideramos es fortalecer a Pemex y a la CFE, ¡claro limpiándolas de corrupción!, pero no darles trato de ninguneo a esas dos empresas nacionales, que tengan la misma oportunidad de las extranjeras Shell o Iberdrola. Son dos posturas, si el PRI decide continuar apoyando la privatización, como lo hicieron desde el gobierno de Carlos Salinas de Gortari.

Y ya sobre el tema de la Reforma Energética, el Jefe del Ejecutivo no desperdició la oportunidad para resaltar la importancia de que la extracción del litio quede como facultad exclusiva del Estado, pues está enterado de que el verdadero interés de la iniciativa privada nacional, pero sobre todo extranjera es en este mineral.

“Lo otro, lo del litio. Se trata de un mineral estratégico y yo tengo la información, como presidente de México estoy informado que les importa mucho a los extranjeros el litio. Es un recurso que nosotros queremos que sea de la nación, porque es un mineral fundamental para las nuevas tecnologías. Es una iniciativa, que el litio sea para la nación”, dijo.