El Presidente Andrés Manuel López Obrador criticó una vez más el pacto de silencio, eufemísticamente llamado “Acuerdo para la cobertura informativa de la violencia”, firmado por los medios tradicionales el 24 de marzo de 2011 en Apodaca, Nuevo León, con el que algunos medios informativos y periodistas se comprometieron a dar “un manejo de la información vinculada con la violencia en el país” y aportar para la consolidación de la que fue su estrategia contra el crimen organizado.

La crítica se da en el contexto del “manifiesto” signado por esos mismos medios, periodistas y comentaristas que, convocados por el entonces presidente Felipe Calderón en el marco de su “guerra contra el narcotráfico”, optaron por la autocensura, evitando informar a la población durante el año 2011, cuando más niveles de letalidad se dieron en enfrentamientos entre las fuerzas armadas y presuntos integrantes de bandas criminales, provocando decenas de miles de muertes entre la población civil, a quienes el ex mandatario calificó de “daños colaterales”.

“Encubrieron delitos que se cometían como lo que significó la guerra contra el narcotráfico (…) Y estos medios de información, los que están ahora en contra de nosotros, hablando de que no se permite la libertad de expresión, fueron convocados por Calderón y les pidió que guardaran silencio sobre estas atrocidades, como las masacres y otras violaciones a derechos humanos cometidas por miembros de las fuerzas armadas”.

Y para demostrarlo, López Obrador mostró, en la mañanera de este lunes, la nota informativa del diario La Jornada que da cuenta del pacto de silencio, así como una fotografía del evento donde se acordó la autocensura, entre los que se encontraban la mayoría de quienes ahora “exigen” que se “respete la libertad de expresión”, como Carlos Loret de Mola, Joaquín López Dóriga, Pablo Hiriart, Ricardo Alemán, Sergio Sarmiento, entre otros, así como los directivos de las dos televisoras más grandes en nuestro país:  Emilio Azcárraga Jean y Bernardo Gómez, de Televisa y Ricardo Salinas Pliego, de TvAzteca.

Tras reiterar que este gobierno no reprime a ningún periodista o medio y que está plenamente garantizada la libertad de expresión, el Presidente señaló que “es un pacto de silencio. Son exactamente (esos periodistas) los que ahora están en contra de nosotros, es normal, y no hay ningún problema. Fíjense lo que callaban. Éste es el índice de letalidad, fallecidos: mil 412 en enfrentamientos; heridos y detenidos: mil 127; agresiones: mil 76; índice de letalidad: 285. Es decir, más muertos que heridos y detenidos, y no se decía nada. Entonces, pueden sacar un manifiesto diario y pueden seguir atacándonos en periódicos, en radio, en televisión, pero no tienen autoridad moral. ¡No tienen autoridad moral!”, sentenció.

Advertisement