Al ser cuestionado sobre su posición sobre la decisión aprobada en voto dividido por el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) para suspender temporalmente la consulta popular para la revocación de mandato, pretextando una supuesta “falta de recursos”, el Presidente Andrés Manuel López Obrador calificó ese acuerdo de “lamentable”, pues es indicativo de que la democracia que dicen defender solamente queda en el discurso, pero no en los hechos.

“Es muy lamentable que esto suceda, pero tenemos que entender que se trata de un proceso de democratización que se está llevando a cabo en nuestro país. Vivíamos en un sistema político caracterizado por la simulación. Se hablaba de democracia en el discurso, pero en los hechos predominaban las actitudes antidemocráticas y esto es lo que se está exhibiendo, esto es lo que se está poniendo al descubierto a partir de que se lleva a cabo un cambio verdadero que ya no es el gatopardismo que se manifestó, que se expresó en el año 2000, donde la gente pensaba que las cosas iban a cambiar y siguieron igual o peor”, explicó.

Sin embargo, el titular del Ejecutivo Federal señaló que no importa que se demore el proceso de resolución de esta controversia, sino que la consulta para la revocación de mandato se lleve a cabo, para que avancemos hacia una democracia participativa y “no nos quedemos nada más en la democracia representativa”.

El mandatario aseguró que ahora vivimos un verdadero cambio, pues la transformación está quitando las máscaras en todos los ámbitos, “en el periodismo, en la academia, en la intelectualidad y en el servicio público” y que los que anteriormente se hacían llamar demócratas, están demostrando que no lo son, que todo era una farsa.

El Presidente rememoró que esa actitud de simulación viene desde Porfirio Díaz y que “la Revolución Mexicana, aún cuando fue profunda, no pudo arrancar de raíz estas prácticas, estos vicios”, pues “Se avanzó después de la Revolución en el terreno económico y social, pero no en lo político, siguió prevaleciendo la máxima de que la Constitución había que respetarla en la forma para violarla en el fondo. El doble discurso que tiene mucho qué ver también con el pensamiento conservador. Siempre lo he dicho y estoy convencido de que la verdadera doctrina del conservadurismo es la hipocresía”.

Y es por ello que, señala López Obrador, se presenta la situación actual pues quien debería ser garante de la democracia se ha dedicado a obstaculizarla sin siquiera respetar el mandato constitucional que obliga a que, cumplidos los requisitos establecidos, se tiene que llevar a cabo la consulta, por lo que negarse “es parte de la simulación de siempre y exhibe el papel que jugaron durante mucho tiempo todos estos personajes”.

Como evidencia de esa simulación, el mandatario recordó que Lorenzo Córdova solía ser comentarista en temas de democracia en los programas de Carmen Aristegui: “El presidente del INE era el comentarista sobre temas democráticos y electorales de un programa especial, de también otra periodista que en ese tiempo actuaba de manera independiente, con una postura distinta, la conductora Carmen Aristegui. Y de ahí surgió el presidente del INE que era en apariencia lo más avanzado que había durante el periodo neoliberal, pero pues todo era una farsa. Ahora se está demostrando”.

Sin embargo, López Obrador indicó que no importa que se demore el proceso, sino que lo verdaderamente trascendente es que se realice para que se establezca el precedente y que no nos quedemos solamente en la democracia representativa, pues tal como lo establece la Constitución, el pueblo tiene el derecho de cambiar la forma de su gobierno.

“Si se lleva a cabo la Revocación de Mandato ya se establece este método democrático, este mecanismo de democracia participativa y se va a ir convirtiendo en una costumbre o hábito y vamos a ir avanzando. No es nada más por lo que a mí corresponde, lo que me importa es que se establezca el principio de la Revocación de Mandato, de que el pueblo pone y el pueblo quita”, señaló.

Y es que, a pesar de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación dejó muy claro que no puede atender el fondo de la controversia constitucional interpuesta por el INE hasta que se confirme que realizará la consulta cumpliendo todos los requisitos de ley, y que esa misma Corte ordenó que se debían ajustar al presupuesto ya aprobado, el Consejo General del árbitro electoral decidió suspender los trabajos destinados a realizar el ejercicio.