Alfaro dice que se someterá a ratificación de mandato, “siempre y cuando el pueblo así lo decida”

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro dice que está dispuesto a someterse a una ratificación de mandato, siempre y cuando el pueblo así lo decida.

El mandatario emecista señala que desde que fue presidente municipal de Tlajomulco, impulsó esta herramienta para que sean los ciudadanos los que evalúen su desempeño.

“Si los ciudadanos lo solicitan tienen la posibilidad de sacar de su cargo a cualquier gobernante, no sólo a un servidor, a todos”

Pero eso no es todo, aseguró que es el único político mexicano que ha pasado por dos ejercicios de ratificación de mandato; y que está listo para volver a someterse a evaluación “cuando la gente quiera”. Recordó que la herramienta ya está contemplada en la Ley del Sistema de Participación Ciudadana del Estado.

“Fui el primer alcalde que se sometió a un ejercicio de ratificación de mandato y, vale la pena presumirlo porque, si no me hecho porras yo… soy el único político mexicano, el único gobernante mexicano que se ha sometido dos veces a la ratificación de mandato; el único en todo el país. A quienes de repente me preguntan cuándo me voy a someter a la ratificación de mandato, la respuesta es cuando la gente quiera porque hoy en Jalisco ya es un derecho, si los ciudadanos lo solicitan tienen la posibilidad de sacar de su cargo a cualquier gobernante, no sólo a un servidor, a todos”, expuso.

¿Cómo funcionaria la ratificación de mandato?

De acuerdo a la legislación estatal, la ratificación de mandato únicamente puede ser “solicitada por los propios servidores públicos de elección popular que deseen someterse a este mecanismo”.
Entonces ahí vendría la primera mentira de Alfaro, pues él ha dicho que sea la ciudadanía la que lo solicite.

Además, dicha solicitud, solo puede presentarse dentro de los primeros 120 días de la segunda mitad del periodo constitucional correspondiente, en el caso del gobernador sería después de que cumpla tres años en el cargo, es decir después del próximo 6 de diciembre.

Para que sea un ejercicio válido, se señala que deberán participar por lo menos la misma cantidad de ciudadanos que lo hicieron en la elección donde resultó electo el servidor público sujeto al mecanismo. “Si el número de votos en contra de la ratificación es mayor al número de votos de cuando fue electo, el servidor público cesará en el cargo”.

Con información del El Informador