Con el pretexto de “falta de liquidez”, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, contrató un nuevo crédito quirografario, ahora por 600 millones de pesos, con vencimiento a diciembre de este mismo año, con lo que suma ya siete adeudos de este tipo por un monto total de 2 mil 900 millones de pesos, que se suman a créditos anteriores adquiridos por su administración por un total de 11 mil 450 millones de pesos, para un total de 14 mil 350 millones de pesos, lo que lo convierte en el mandatario que más ha endeudado a los jaliscienses en su historia.

Y es que el pasado 8 de diciembre el gobernador Enrique Alfaro, el titular de la Secretaría General de Gobierno (SGG), Enrique Ibarra Pedroza, y el titular de la SHP, Juan Partida Morales, firmaron un contrato con BBVA para adquirir el crédito de 600 millones de pesos, de acuerdo con la información que aparece en el portal informativo de la Secretaría de Hacienda Pública (SHP) de Jalisco.

Sin embargo el destino del más reciente crédito, al igual que los anteriores de este tipo, es muy oscuro, ya que solamente en los contratos no se especifica, pues solamente establecen que se destinará para  “cubrir necesidades de corto plazo, entendiendo dichas necesidades como insuficiencias de liquidez de carácter temporal”.

Pero eso no es todo, el historial crediticio también señala que el 27 de abril se firmó un contrato con Santander para contratar una deuda de 300 millones de pesos para apoyo de cadenas productivas y que ese mismo día, y con el mismo banco, se adquirió una deuda de 200 millones de pesos y que a finales de 2020 se volvieron a solicitar dos créditos quirografarios, ambos por 200 millones de pesos: Uno con Scotiabank y otro con Banorte para hacerle frente a la falta de liquidez a corto plazo.

Y por si fuera poco, el pago de intereses por esos adeudos no ha sido transparentado, por lo que no puede saberse cuál ha sido el costo de servicio de esa deuda.