Por medio de un comunicado firmado por el subcomandante Galeano y dirigido a los pueblos de México, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) advirtió que Chiapas está al borde de una guerra civil, pues el “desgobierno de Rutilio Escandón está haciendo todo lo posible porque se desestabilice el estado de Chiapas” porque el mandatario “reprime con lujo de violencia a (las y los) normalistas rurales” y “sabotea los acuerdos tomados entre el magisterio democrático y el gobierno federal, orillando a los maestros a movilizarse radicalmente para que se cumplan dichos acuerdos”.

“Ante la acción y omisión de las autoridades estatales y federales frente al crimen actual y los anteriores, tomaremos las medidas pertinentes para que se aplique la justicia a los criminales de la Orcao y funcionarios que los apadrinan”, dice el comunicado.

Pero también acusan al gobierno estatal actual de tener alianzas con el narcotráfico que provocan que las comunidades originarias se vean obligadas a formar grupos de autodefensa, “porque el gobierno nada hace para preservar la vida, libertad y bienes de los pobladores”.

“El gobierno de Chiapas no sólo solapa a las bandas de narcotraficantes, también alienta, promueve y financia a grupos paramilitares como los que atacan continuamente comunidades en Aldama y Santa Martha”, señalan.

Lo anterior sucede debido a que, a decir del EZLN, el gobierno estatal trató de “sabotear” la salida de su delegación llamada ‘La Extemporánea’, que el pasado 13 de septiembre partió hacia Europa, y al “ordenar el secuestro” de Sebastián Núñez Pérez y José Antonio Sánchez Juárez, integrantes de la Junta de Buen Gobierno de Patria Nueva.

El EZLN explica en su comunicado titulado “Chiapas, al borde de la guerra civil”, que el pasado 11 de septiembre, mientras una delegación zapatista que salió de Chiapas se encontraba en la Ciudad de México, “miembros de ORCAO, una organización paramilitar al servicio del gobierno del estado de Chiapas”, secuestraron a los hombres.

“Los compañeros, quienes fueron despojados de un radio de comunicación y 6 mil pesos en efectivo, estuvieron privados de su libertad por ocho días y fueron liberados” este domingo 19 de septiembre, “gracias a la intervención de los párrocos de San Cristóbal de las Casas y de Oxchuc”, de la diócesis local.

Es por ello que, para manifestar su descontento, hicieron un llamado para manifestarse en embajadas y consulados el próximo 24 de septiembre: “Llamamos a la Europa de abajo y la izquierda y a la sexta nacional e internacional a manifestarse frente a las embajadas y consulados de México, y en las casas del Gobierno del estado de Chiapas, para exigirles que se dejen ya de provocaciones”, pues “el objetivo del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) es provocar un problema que tendrá repercusiones internacionales, así como desestabilizar al régimen en el poder”, por lo que es mejor que se recurra a la consulta de revocación de mandato.