Fox y Calderón pagaron millones en publicidad a televisoras; ¿con qué cara critican a AMLO?

Como lo informó el secretario de educación pública Esteban Moctezuma, la UNESCO reconoció la estrategia en materia educativa que está aplicando el gobierno federal en el contexto de la pandemia.

La integración de las 4 cadenas de televisión comercial del país a la difusión del contenido de los programas educativos, sumada con las televisoras del Estado, permitirá que más de 30 millones de estudiantes puedan atender a clases desde sus hogares, evitando así que se abran las escuelas y se pueda disparar la cantidad de contagios, por tener a más de 45 millones de personas circulando masivamente en el espacio público.

Adicionalmente se informó que esta es una estrategia inédita en el mundo, y que ya hay dos países interesados en que el Gobierno de México los asesore, para implementar algo similar a lo que se está haciendo aquí.

Los resultados del proceso de enseñanza-aprendizaje logrados a través de esta estrategia, se evaluarán cada tres meses, y los horarios de clases por televisión se publicarán el 16 de agosto con todos los grados y canales a elegir.

Lo anterior tendrá un costo de 450 millones trimestrales, que son equivalentes a pagar 15 pesos mensuales por cada estudiante que podrá tener acceso a los programas.

En cuanto se anunció la aplicación de esta estrategia, comenzaron a salir a la luz todos los opinólogos que se han venido transformando en economistas, feministas, epidemiólogos y ahora en expertos en pedagogía, emitiendo toda clase de ideas y alternativas a este respecto, como lo han hecho en todos los otros temas que va implementando el gobierno federal.

Entre ellos, y aunque parezca increíble, emitieron sus opiniones Fox y Calderón, dos expresidentes corruptos, a cuyos gobiernos fallidos les debemos en buena medida el desastre en que se han encontrado las áreas de salud, educación y telecomunicaciones del país.

Uno de ellos, Vicente Fox, se atrevió a sugerir que las clases se dieran a través de programas de comunicación por internet como Zoom, porque según él es más efectivo. Ya se le olvidó que la idea de las clases a distancia a través de pantallas, fue de él, y que dotó de televisiones planas incluso a escuelas que no tenían energía eléctrica. A este individuo hay que recordarle que en su sexenio no solamente se emitió un decreto que obliga al gobierno a pagarle a las televisoras por estos servicios, sino que la cobertura de Internet solo alcanza el 25% del territorio nacional; algo por lo que él nunca se preocupó en resolver

Al otro sujeto, experto en todo y competente en nada, que considera alto el gasto que se realizará en este programa, hay que recordarle primero que nunca se ocupó de derogar el decreto de quien lo puso a la fuerza en el poder, sino que durante el último año de su sexenio se gastó 8 mil millones de pesos en publicidad contratada con estas 4 televisoras comerciales, a razón de 22 millones diarios para intentar mejorar su imagen, pero que tuvo como resultado terminar con una imagen similar a la que ostenta El Marro; así de eficiente fue este individuo en su gobierno.

Es fundamental ubicar la situación actual en su contexto. Ya urgía que los niños regresaran a estudiar; no había tiempo para intentar que el decreto de Fox se derogara en el Congreso; aunque el gobierno federal llevará la cobertura de Internet a todo el territorio nacional, este trabajo tomará prácticamente todo el sexenio, y era necesario que los alumnos tuvieran acceso a los programas educativos de inmediato y en todas partes.

A pesar del ruido que pueda ocasionar el berrinche de todos los especialistas en opinología, el programa educativo de la SEP se va a difundir y los alumnos van a poder acceder a sus contenidos en todo el país a un costo moderado, aprovechándose la infraestructura con que se cuenta. Por desgracia, con el país que nos dejaron todos estos subnormales, de lo deseable se tiene que optar por lo posible.

Como decía el escritor español recientemente finado, Carlos Ruiz Zafón: “El incompetente siempre se presenta a sí mismo como experto”.