Proyecto Latinoamericano

“La unidad de nuestros pueblos no es simple quimera de los hombres, sino inexorable decreto del destino” —Simón Bolívar, “El Libertador de América”.
Por: @_MEVicente
Dentro del marco por la lucha del poder, todas las fuerzas dominantes han mirado a Latinoamérica por siglos, como una colonia o un campo de batalla, para discutir sus intereses.
Sin embargo Latinoamérica pronto tendrá la gran oportunidad de afrontar estás disputas e invasiones con una condición y situación muy ventajosa. Si es capaz de ver esta ventana de oportunidad con determinación e intención, tendrá un gran papel en los próximos 20-25 (2040-45), cuando en el mundo viva una nueva globalización.
El esquema de desarrollo en Latinoamérica, en base a la teoría del “mundo multipolar”, resultó ser inútil e ineficiente como el Trotskismo (fragmentador conceptual de proyecto liberal de izquierda), para brindar un diseño a la visión del futuro de Latinoamérica.

Un ejemplo de esto, es Brasil quien no pudo llevar a cabo la tarea de construir el Proyecto Latinoamericano.
El Proyecto Latinoamericano, debe ser global de liberal de izquierda: los intentos de convertirla en liberal de derecha (Internacional Financiero), conservadora de derecha (Internacional Negro o Proyecto Capitalista/Protestante) o conservadora de izquierda (Proyecto Rojo 2.0 o Tercera Horda), limita sus posibilidades de unión e independencia conceptual. Los códigos culturales de Latinoamérica conducen hacia una manifestación de liberal de izquierda.

A su disposición, Latinoamérica tiene tres elementos psicohistóricos que la auto identifica: idioma, religión e historia. Esto es esencial para que Latinoamérica se convierta en una potencia de red (semántica psicohistórica) y un estable proyecto global.

Téngase en cuenta que la ventana de oportunidad para desarrollarse sucederá después de la guerra civil estadunidense (prevista para periodo 2021-25). Mi aproximación es en el periodo 2030-39; durante el establecimiento completo de la sexta revolución tecnológica (2030-35) y la gran transición del escenario político del Atlántico al Pacífico (2039-2040).
Para llegar ahí se requiere implementar los siguientes puntos estratégicos:

Punto 1. Aumentar la autonomía de las unidades de inteligencia estadounidenses (muchas funciones han sido autosuficientes durante mucho tiempo debido al tráfico de drogas), controladas por financieros, en Latinoamérica.

Eliminación de cualquier iniciativa (pseudo) unificadora o surgimiento de líderes políticos fuertes en los países de Latinoamérica – con la implementación de problemas financieros, aumento del ánimo de protesta, disturbios, movimiento partidista, agravamiento de la situación delictiva, destrucción física de individuos, etc. No deberían aparecer este tipo de políticos y grupos políticos fuertes.

Desarrollo y lanzamiento de prototipos de sistemas de TI dentro del Internet profundo para servir las funciones del mundo criminal de la Gran Colombia y México.
Punto 2. Después del inicio de la guerra civil en los Estados Unidos y el colapso de la estadidad en varios países europeos, la organización del reasentamiento / huida de los globalistas de izquierda (tipo Bernie Sanders y Jeremy Corbyn) a los países de Latinoamérica. Evacuación de servicios especiales y parte de Silicon Valley.

Preparando bases para la evacuación de unidades navales de orientación liberal / controladas, estas últimas tomando el control del Canal de Panamá.

Punto 3. Activo debilitamiento y debilitamiento del trabajo de las instituciones estatales en todo el continente. Incluso ahora, la situación es deplorable: los líderes de los carteles de la droga y los grupos guerrilleros (a menudo las mismas personas) a nivel provincial gozan de mucho más respeto que las autoridades oficiales, y en condiciones de crisis permanente será aún peor.
Promoción generalizada a través de canales no estatales de sistemas abiertos en red para la gestión y organización de procesos económicos. La participación es puramente voluntaria; se trabaja de acuerdo con nuevos principios o se cierra voluntariamente, todas las relaciones tienen lugar en una “economía gris” y no son supervisadas por las autoridades oficiales. El recurso de poder disponible (un sistema de gestión abierto) permite lograr el cumplimiento de las obligaciones de las contrapartes.
Adicionalmente con la legalización de unidades de energía no estatales.

Punto 4. La formación real y la autoconciencia de la élite de los globalistas de izquierda, el surgimiento de la subjetividad – hasta ese momento sólo existía un movimiento unidireccional de varios grupos condicionado por la coincidencia de intereses. Este es el momento más sutil de la estrategia; sin autoconciencia, el proyecto global de izquierda liberal no tomará forma.
Creación de las estructuras básicas del metaestado.

Punto 5. Desplazamiento de las estructuras e instituciones estatales oficiales de la vida de la mayoría de la población. Transferencia de casi todos los flujos financieros del continente a estructuras de red (sin flujos financieros, sin impuestos, sin poder gubernamental).
La incautación y la subsiguiente abolición casi completa (simplemente están desactualizados y ya no son necesarios) de los órganos debilitados de los estados tradicionales por las estructuras en red.

Formación de fuerzas armadas conjuntas para contrarrestar otros proyectos civilizatorios.
La implementación de una expansión y unión con el Gran Sur de África.
Soporte y desarrollo de tecnologías de la sexta revolución tecnológica.

Punto 6. Abolición de la propiedad privada, si su titularidad es contraria a los intereses de la población – latifundios, empresas extranjeras, instituciones financieras, estableciendo contraobligaciones por una desigualdad cambiaria, ambiental, fiscal y social. Será el Tribunal que lleva el nombre de Simón Bolívar o Fidel Castro contra los imperialistas y exploradores.
Rechazo de todas las obligaciones financieras de los antiguos estados, antes de que paguen multas (órdenes de magnitud más), la abolición del sistema bancario existente (neoliberal) como agentes de influencia externa.

Punto 7.La formación final de las instituciones meta-estatales responsables de la formación de direcciones de desarrollo. Implementación de la práctica de la expresión popular constante – referendos electrónicos y la capacidad de delegar su voto en una sección específica de temas al “líder de opinión”. Por ejemplo, en términos de asuntos familiares y matrimoniales.
Punto 8. La propagación progresiva de las estructuras de red, la penetración en todo el mundo, en el territorio de proyectos civilizatorios en competencia: un principio revisado y evolucionado de la vida en permanente revolución.

El comienzo de una larga y agotadora confrontación militar, económica y psicohistórica con el nuevo Estados Unidos (después de la guerra civil), que también ha pasado al sexta revolución tecnológica.
***********
Bajo esto Latinoamérica tiene la gran oportunidad de desempeñar un gran papel en el futuro próximo de 20 a 25 anos y formar parte de un escenario de tres proyectos globales dominantes en el futuro incluyéndose así misma; el Proyecto Capitalista/Protestante (conservador de derecha, con Estados Unidos), Proyecto Rojo 2.0| Tercera Horda (conservador de izquierda en la unión de Rusia y China) y el Proyecto Latinoamericano (liberal de izquierda con América Latina y muy probable el Sur de África).

El Proyecto Latinoamericano tiene grandes cualidades que lo hacen una gran atracción y ejemplo a otros pueblos civilizatorios y a la humanidad. Los pueblos latinoamericanos siempre se han mirado unos a los otros como una comunidad fraterna, una sola familia. Y una familia se une con valores bajo un código de ética. Y es por esta razón que los pasados proyectos, con fines de unir a la región, como UNASUR, MERCOSUR y BRICS, fracasaron. Todos estos proyectos se basaron en unión de intereses comunes, y no valores.

No nos podemos olvidar de esto!
Los valores dentro de un código de ética deben absorber y aprovechar las similaridad de conciencia (alma) en la región. Ejemplos de la similaridad de conciencia (alma), hay muchos!
Les dejo con un refrán que dos grandes mandatarios de Latinoamérica les gustaba y les gusta decir: “Amor con amor se paga” (obra de teatro de José Marti “Amor con amor se paga” 1875). Hugo Chávez, Presidente de Venezuela y Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México. Ambos leyeron y se inspiraron por José Marti.

¡Viva Latinoamérica!
Por Vicente Martínez Estrada
Publicado originalmente vme.report, el 24 de Noviembre del 2020.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea

error: Content is protected !!