Una derecha sin rumbo

LA CUERDA FLOJA
Una derecha sin rumbo

León Fernando Alvarado
@feralva61

Pero, ¿es cierto que el Partido Acción Nacional (PAN) existe como entidad política? Se encienden las alarmas: “El PAN estaría en riesgo de perder la categoría nacional pues sólo tiene 500 militantes más de los requeridos, con 234 mil 450 simpatizantes registrados”1. Es el partido con menos afiliados y se encuentra a centésimas de perder su registro ante el INE por falta de militantes.

El dirigente estatal de ese organismo en Guanajuato explicó en rueda de prensa que esa situación se debe a que “el PAN no es un partido de masas” 2.

¡Y que lo diga! El PAN jamás ha acompañado una lucha popular ni ha abanderado ninguna demanda de masas por salarios, por democracia sindical, por vivienda, contra los planes de ajuste impuestos al país por el FMI, o al lado de los campesinos. Es raro encontrar alguna mención al partido en los libros escritos sobre el ’68, por ejemplo, o ver alguna bandera del partido en una manifestación campesina. Muy raro.

A lo que sí se opuso con enjundia fue a la dotación de libros de texto gratuito a escolares de primaria. Fue en tiempos de López Mateos. Y donde también ha hecho vigoroso acto de presencia es en el largo listado de agravios infligidos a las masas: burla a los resultados de la elección presidencial de 1988 e incineración de las pruebas del fraude llamadas ‘boletas’, conversión de deudas privadas en deuda pública a través del Fobaproa, desatinada guerra al narcotráfico, etcétera.

¿Aprobó el PAN aumento a los salarios durante el periodo neoliberal? No, porque eso hubiera disminuido los desproporcionados márgenes de ganancia de los empresarios, verdaderos dueños del PAN. ¿Está a favor de la justa redistribución a las masas de la riqueza nacional mediante la pensión a adultos mayores de 65 años, apoyo a los niños con discapacidad o becas para jóvenes estudiantes? Tampoco. Según la prensa, “(…) los grupos parlamentarios en la Cámara de Diputados apoyaron elevar a rango constitucional las becas y programas del presidente Andrés Manuel López Obrador. El dictamen pasó por 335 a favor, 4 abstenciones y 54 en contra, (…), pese al voto opositor del PAN.” 3

Si el PAN no es “un partido de masas”, ¿será entonces ‘un partido de cuadros’? Suena irónico, porque para concederlo antes habría que castigar muy duramente a la imaginación a fin de que ofrezca la fantasía de una Lily Téllez, de un Marko Cortés, de un Damián Zepeda sentados frente a un escritorio formulando un llamado a la Nación, una proclama al Pueblo.
No, lo suyo es la injuria de callejón y no la propuesta que abra caminos, suyos son los repetidos desaires a la razón y no la oferta de un diálogo en sensatez, como lo demandan sus altas responsabilidades políticas.

Así las cosas, el PAN debe recargar en otros la talacha ideológica, la maquila de propuestas que después presentará como propias, pero no sin que antes se obtenga la venia de los empresarios cuyo dinero les permite convertir en marionetas a políticos e intelectuales. Ya lo dice el conocido refrán: lo que Natura no da, Claudio X. González lo presta.

¿De dónde salen estos intelectuales a los que, en rigor intelectual, uno no se los imagina uno votando por el PAN? La respuesta la ofrece Justo Sierra, citado por Abraham García Ibarra en su libro Los Bárbaros del Norte. La Contra mexicana: “La burguesía absorbe todos los elementos activos de los grupos inferiores. En éstos comprendemos lo que podría llamarse una plebe intelectual. Esta plebe (…) quedó formada con un buen número de los antiguos criollos, que no se han desamortizado mentalmente”. No se han desamortizado mentalmente. Encajan las piezas del rompecabezas.

Así, huérfano, sin ideología en juego y sin masas tras de sí, el partido prestó sin pudor sus siglas a los empresarios para que éstos conformaran una “vaquita” con el PRI y el PRD en busca de detener el avance de la 4T. Los resultados están a la vista.

Con tantas carencias, nomás no se puede. Para calcular el tamaño del desamparo en el que se mueve el PAN habría que imaginar lo que sería este partido sin el coro que forman a su alrededor los medios tradicionales de prensa, radio y televisión, más los funcionarios afines del INE y el resentimiento de quienes perdieron sus privilegios con la llegada de la 4T. Vacío de ideas, vacío de militantes. Nada.

1 POR FALTA DE MILITANTES, EN RIESGO REGISTRO DEL PAN Y MC
2 PAN a 2 centésimas de perder su registro como partido en Guanajuato
3 Diputados aprueban incluir programas sociales en la Constitución

León Fernando Alvarado. Docente, narrador y periodista. Tiene publicados una novela y un libro de cuentos, además de narraciones y columnas periodísticas en diversos diarios y revistas. Premio Nacional de Cuento León 1987 (Jurado: José Agustín, Armando Ramírez y Rafael Ramírez Heredia). Premio Estatal de Periodismo Guanajuato 2012, categoría Reportaje.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea