Un Plan Nacional de Desarrollo, con sentido social

Quienes han tenido oportunidad de consultar el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, han podido constatar que se trata de un documento innovador, tanto política, como económicamente.

Es un documento breve, de sesenta y cuatro páginas, que delinea las actividades públicas que deberán alcanzar metas precisas, al final de este sexenio.

Los puntos medulares del plan, tienen que ver con el fortalecimiento de los programas sociales que está impulsando la Cuarta Transformación.

Ante todo, se deja claro que, para este gobierno, la lucha para erradicar la corrupción, es prioritaria. Por eso, el primer tema que contempla el plan, es el de Honradez y Honestidad.

México no ´podrá avanzar, mientras no se elimine esta práctica generalizada, que afecta negativamente a todos los segmentos sociales y áreas de gobierno.

Se deja claro también, que el mercado no sustituye al gobierno, tal y como sucedió durante el periodo neoliberal. Hoy hay un gobierno democrático, emanado del pueblo, que no tiene compromisos contraídos con los antiguos poderes fácticos. El presidente y su equipo de trabajo, dejaron de ser los adornos que mueven a su antojo los dueños de los grandes capitales.

La característica de la Cuarta Transformación, está en el esfuerzo para no dejar a nadie atrás. Ni regiones, municipios, comunidades o personas, estarán condenadas a vivir en un rezago ofensivo, mientras otros participantes sociales, disfrutan de mejores niveles de vida.

Como lo reitera a menudo el presidente, el Plan Nacional, tiene como una de sus metas principales, atender a los más pobres.

Habrá justicia y con ella, llegará la paz. Ya no estará en venta, como en tiempos neoliberales, la aplicación justa de la ley. Queda señalado en el Plan, que no puede haber paz, mientras no exista la justicia.

Un aspecto importante en el Plan, es la recuperación de nuestros valores éticos. Si el mercado no gobierna, la ley del más fuerte, de la competencia sin escrúpulos, queda como objeto de historia. Las leyes del mercado están en total contradicción con las leyes y necesidades humanas.

Se respetará la libertad para todos los mexicanos. Que todos opinen y participen democráticamente. Al final, el juicio social es el que coloca a cada quien en su lugar. Que no exista miedo en nuestro país, ni se persiga por la posición política, social, religiosa o de género que practica cada mexicano.

Todo esto hará posible que nuestra nación recupere algo que le fue negado, durante el periodo neoliberal: la confianza. Vivir en un país en el que se crea posible alcanzar el desarrollo personal y social. Un país donde las garantías básicas de todo ser humano, estén garantizadas.

Eso es lo que en síntesis trata el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024

Hay aspectos técnicos y específicos que trata el documento, pero a grandes rasgos, lo fundamental de este compromiso de trabajo, es lo que se ha citado.

Este Plan, nada tiene que ver con las cifras, mediciones y prospectivas a las fueron tan afectos los gobiernos conservadores del pasado. Ni tampoco toma en cuenta directrices dictadas por El Banco Mundial, o el Fondo Monetario Internacional. Se trata de una estrategia basada en las necesidades del pueblo mexicano, comenzando por los requerimientos de los que menos tienen.

La aprobación de este Plan, se dio por mayoría, pero con el voto en contra de los partidos políticos conservadores. Aquí puede verse el choque evidente entre dos visiones distintas de lo que debe ser México en el futuro. Para la Cuarta Transformación, el trabajo que se requiere, debe tener indiscutiblemente un enfoque social. Para los neoliberales, o conservadores, o neoporfiristas, la defensa de los grandes capitales nacionales y extranjeros, es lo prioritario.

Cada fuerza política defiende su posición histórica en este momento. Recordemos que vivimos tiempos de transformación. La lucha es evidente entre estas dos maneras antagónicas de ver la vida y concebir la actividad política y social.

A pesar de quienes votaron en contra, el Plan Nacional de Desarrollo se encuentra en marcha. Los resultados, se verán al finalizar el sexenio. Sin embargo, habrá beneficios que se irán notando conforme las etapas del Plan se vayan cumpliendo y eso dará confianza a la sociedad, para continuar otorgando su apoyo y credibilidad, al gobierno de la Cuarta Transformación. Este es un gobierno del pueblo y se requiere por lo mismo de la participación de todos, para sacar adelante a nuestro país.

Para quienes estén interesados en leer con mayor amplitud este Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, dejo la liga donde pueden consultar y descargar el documento:

El respaldo al López Obrador y al gobierno del cambio, es importante. El evento que se llevará a cabo el próximo primero de julio, a las cinco de la tarde, en el zócalo de Ciudad de México, tiene una importancia particular.

No es una celebración en sí misma, sino una oportunidad para informar a detalle, sobre los alcances de este gobierno, durante estos primeros meses de trabajo.

Quien tenga la oportunidad de asistir, participará de la alegría y fraternidad social entre mexicanos. Ganará también, al tener conocimiento sobre el rumbo real que lleva el país. Con esto, se evita que la desinformación que difunde la derecha neoliberal, logre sus objetivos. El pueblo de México “es mucha pieza”, como dice nuestro presidente.

Y efectivamente, una sociedad bien informada, es invencible, pues no se presta a la manipulación y al engaño.

 

Malthus Gamba