Reunión AMLO-Trump fue un éxito; por eso tenían tanto miedo

El encuentro López Obrador-Trump se verificó la tarde de este día.
Una cita de la que se habló bastante durante las últimas semanas. Importante para México por lo que significa la relación económica con el país vecino del norte.

De importancia también para la actual administración de Donald Trump, que trabaja para salir del bache de salud en que lo ha sumido la pandemia de Covid-19 y de las consecuencias económicas que desata la misma. Las elecciones de fin de año en la Unión Americana, pueden definirse en base al voto que otorguen los mexicanos radicados en ese país.

38 millones de votos que pueden inclinarse hacia el lado republicano o demócrata, según el sentir de los mexicanos que estuvieron atentos al curso de la reunión y a lo que se decía en la conferencia conjunta de esta tarde.
Antes de la conferencia señalada, los medios de comunicación de ambas naciones dieron cuenta del fuerte respaldo que tiene el presidente López Obrador en tierras norteamericanas.

Gente que tiene años viviendo en los Estados Unidos, se trasladó a la capital de ese país para ver y aplaudir al presidente de la Cuarta Transformación. Llamó la atención una señora que tiene 20 años radicada en Estados Unidos, que viajó ocho horas para poder brindar su apoyo al presidente, en uno de los eventos a los que asistió por la mañana. Esta persona dijo ser originaria de Huamantla, Tlaxcala.

Su vida puede estar hecha en la Unión Americana, pero su corazón pertenece a México. Hoy está cien por ciento comprometida con la Cuarta Transformación y brinda su respaldo al presidente López Obrador.

En México, la entrevista entre los dos mandatarios fue seguida con atención por quienes tienen interés en que le vaya bien a nuestro país, por una parte y por los que esperan beneficios particulares o de grupo, si las cosas les salen bien.

En realidad, el discurso que dieron los dos presidentes en atención al protocolo establecido, deja en claro varias cosas.
El presidente Donald Trump señaló una y otra vez, su respeto a la soberanía e independencia de México. Reconoció ampliamente el triunfo contundente de López Obrador, en las pasadas elecciones del 2018. Aplaudió a lucha que se libra en contra de la corrupción en nuestro país y también en el suyo. Reconoció el trabajo y dedicación de los mexicanos que laboran en ese país.
Sobre todo, hizo mención de la estrecha relación que une actualmente a ambos países. Una relación en la que se intenta alcanzar acuerdos para combatir al crimen organizado, la trata de personas y el tráfico de armas.

Por su parte, el presiente López Obrador centró su discurso en aspectos económicos y geopolíticos. Habló del alto potencial que tiene Norteamérica, para implementar una política regional que dé preferencia a lo producido en los tres países firmantes del T-MEC y a la mano de obra que tiene los conocimientos y disposición para cubrir las necesidades del mercado regional.

Habló de las historia en común de nuestras dos naciones. Recordó episodios de agravio “que aún duelen”, pero también se refirió a momentos de fraternidad entre nuestros pueblos. El caso de Abraham Lincoln, que se negó a reconocer al gobierno de Maximiliano de Habsburgo, en oposición al de Juárez, fue uno de los ejemplos que citó para recordar los hechos memorables entre las dos naciones.
López Obrador cierra su discurso con un agradecimiento amplio hacia el presidente Trump, su gobierno y hacia el pueblo norteamericano en su conjunto. Las muestras de solidaridad recibidas durante estos difíciles tiempos de pandemia, quedan en la memoria de los mexicanos que contaron con el equipo y medicamentos suficientes para hacer frente a la enfermedad.

El apoyo que el gobierno de Donald Trump brindó a México, es objeto de agradecimiento por parte del presidente de nuestro país.
La ceremonia concluye y ahora se verán otro tipo de asuntos agendados y que son independientes al punto central de la visita. El Tratado Trilateral para América del Norte queda protocolizado con esta conferencia.

¿Qué podemos ver ya, después de esta declaración conjunta?
Varias cosas interesantes.

Primero, el intento de los comunicadores afines al partido demócrata en la Unión Americana, tratando de deformar los señalamientos del presidente López Obrador. León Krauze, Jorge Ramos y varios más, ponen mensajes en redes sociales como locos. Hablan de falsedad por parte de López Obrador, cuando dice que el presidente Trump ha respetado en todo momento la soberanía de nuestra nación, sin intentar imponer acciones que la vulneren.

Para los medios de comunicación en la Unión Americana (que pertenecen en su mayoría a gente que respalda al partido demócrata), la consigna es restar fuerza al discurso de López Obrador. Necesitan que ese discurso no suene como un espaldarazo al presidente Trump.
Por eso su estrategia se reduce a “¿qué agradece López Obrador, cuando Trump ha sido el presidente que más ha golpeado a los migrantes”? Lo cual es una enorme mentira.

El presidente que tiene hasta la fecha el récord de deportaciones de mexicanos y centroamericanos, es el demócrata Barack Obama. Joe Biden, actual candidato a la presidencia por ese partido, fue vicepresidente de Obama de 2009 a 2017.
Eso lo está ocultando la prensa norteamericana.

En México sucede algo similar. BOAs y FRENAs se empeñan en deformar el sentido del discurso del presidente López Obrador. Señalan las mismas mentiras que utilizan los periodista que radican en los Estados Unidos.

Hablan de actos de servilismo inexistentes, pues quieren restar respaldo social a nuestro presidente. Tienen enfrente las elecciones del próximo 2021 y ven con alarma como la popularidad de López Obrador, crece en lugar de disminuir.

Su apuesta está en el partido demócrata que puede impulsar de nueva cuenta al neoliberalismo en nuestro país. Al menos, eso dicen que les han prometido los demócratas.
Pero para la mayoría de los mexicanos, según se ve en redes sociales hasta el momento, la participación del presidente López Obrador fue destacada. No se involucró en el proceso electoral norteamericano y en cambió si expresó su interés en los asuntos económicos que interesan a México.

La guerra desinformativa está a todo lo que da a ambos lados de la frontera norte, pero “el pueblo sabio”, radicado en nuestro país y al otro lado de la frontera, “no es tonto”. Sabe lo que le conviene e interpreta perfectamente las palabras del presidente López Obrador.
A ese pueblo ya no se le engaña. Es un pueblo atento e informado. Sabe lo que le conviene a los ciudadanos mexicanos en ambos países.
Lo que digan los “medios sicarios” es lo de menos.

En tiempo de elecciones, los mexicanos saben qué resulta beneficioso para nuestro país y para el conjunto de ciudadanos mexicanos, radiados en cualquier parte del mundo.

La manipulación mediática, no tiene la misma fuerza que en décadas anteriores.
López Obrador demostró hoy no solo ser un buen presidente. Puso a la vista de todos, que México está representado actualmente por un gran estadista.

Malthus Gamba