Repite conmigo: No soy perito.

Por: Rafael Redondo
@redondo_rafa

El accidente ocurrido en la Línea 12 del metro es indudablemente una tragedia profundamente dolorosa así que envío mis condolencias a los familiares y seres queridos de las personas que desafortunadamente perdieron la vida y por supuesto pido al igual que todos los habitantes de la Ciudad de México una investigación minuciosa y transparente para que la justicia alcance a quienes resultaron directamente agraviados.

Para cumplir con el objetivo de hacer justicia es indispensable realizar un peritaje que en términos llanos es hacer una necropsia del percance.

En medio de los reclamos el foco de atención se ha centrado en el actual canciller Marcelo Ebrard; primero porque esta obra pública se realizó durante su administración como Jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal. Pero también porque de inmediato se subió a la avalancha de ataques (no reclamos. Son dos términos diferentes) la oposición al gobierno en curso, haciéndolo de la manera más ominosa y sinceramente no me extraña la profunda religiosidad de que se ufana el PAN pues mi madre siempre decía: “Cuídame de las beatas que de las arañas ponzoñosas me cuido yo”.

Realizar esa necropsia o peritaje, le corresponde a profesionales. Aunque las redes nos regalan la percepción de saberlo todo, la realidad es muy cruda y lo real es que aceptémoslo, nuestras capacidades son muy inferiores.

Decidí utilizar el sentido común (puesto que no soy ni perito y sé nada de ingeniería) y pude rescatar y sintetizar una secuencia de acontecimientos donde pudieran estar algunas pistas que concluyeron en el desenlace fatal que ya todos conocemos. No hice una investigación a profundidad pero a pesar de ello, me parece aventurado y oportunista culpar a una sola persona y una vez más, la podredumbre de los medios de comunicación ha decidido optar por el camino fácil de búsqueda desesperada de audiencia (incluso los comentaristas de espectáculos le entran al “mitote” siendo, con la pena, el ramo del periodismo más cutre) ya sea bombardeando a Ebrard o construyendo melodramas baratos igual que Laura Bozzo lo hace en sus programas; pero muy pocos optando por la lógica, mesura y método.

Episodios:

A) Los 24.48 km de longitud de esta línea del transporte colectivo y que pasa por 9 tipos distintos de terreno, es una obra entregada por el ingeniero Bernardo Quintana.

B) El Gobierno Federal encabezado por Felipe Calderón aportó (supongo analizó la obra para otorgar el recurso público) 2 mil millones de pesos mismos que tuvieron que pasar por la Secretaria de Transporte encabezada por Dionisio Pérez-Jácome y claro la Secretaría de Hacienda por José Antonio Meade.

C) Las empresas ICA, Carso y ALSTOM se encargaron de la construcción mientras la española CAF de los trenes.

D) En 2014 por fallas en las vías (el dictamen técnico es mucho más elaborado) en el tramo Tláhuac-AtlaLilco provocó el cierre de estaciones. Desde entonces se sabe que la línea tiene errores de origen y se recomendó supervisión permanente.

E) En 2015 la empresa TÖV Rheinland realiza peritaje y se autoriza la reapertura bajo la administración Mancera.

F) El sismo de 2017 provoca nuevamente el cierre de estaciones por daños en varias de las estructuras. Las reparaciones estuvieron a cargo de las empresas Carso, Construcción de Obras para el Transporte, Colinas de Buen, TSO y Systra. La administración Mancera reabre la línea 12.

G) Los errores en el trazo de la línea 12 fueron reportados por la ASF tras cuatro auditorías (2009, 2011 y 2013) y la misma ASF reporta en su sistema que se concluyó el seguimiento de las observaciones, aunque no especifica si se solventaron es decir, si se hicieron las modificaciones recomendadas.

H) En 2014 La Contraloría General de Gobierno del entonces Distrito Federal dictaminó que Enrique Horcasitas Manjarrez ex director del proyecto Metro entregó la obra sin concluir por irregularidades en el proceso de construcción. Además, hay 33 personas halladas responsables con 54 sanciones. Horcasitas sólo fue inhabilitado por 20 años para ocupar cargos públicos. Es hermano del director de ICA.

I) Según cifras de la administración Sheinbaum del primero al segundo año el gasto destinado al Metro en mantenimiento en inversión creció 167%

Éstos son sólo algunos de los episodios que rescaté a “vuelo de pájaro” de una revisión hemerográfica. Lo hago para evidenciar que la historia de la línea 12 es mucho más compleja de lo que parece y tanto acontecimientos como nombres tocan no sólo a funcionarios públicos, burócratas, iniciativa privada, sino que pasan por el complicado terreno de la Ciudad de México. Por tanto:

¿A quién podemos responsabilizar?

A) ¿Al ex Jefe de Gobierno Ebrard que no es ingeniero (estudió Relaciones Internacionales en quizá, la mejor escuela del área en nuestro país, El Colegio de México y después en l’École Nationale d’Administration que tiene enorme prestigio en Francia. Tú que te lanzas al ataque sin paracaídas, ¿Dónde estudiaste?) y su objetivo era agilizar el tránsito en la ciudad?

B) ¿A arquitectos e ingenieros que hicieron mal su trabajo?

C) ¿A los burócratas que hacen mal el trabajo en tierra (supervisión y mantenimiento)?

D) ¿A Miguel Ángel Mancera que es quien hasta hoy ha autorizado más reaperturas de la línea 12?

E) ¿A las empresas que han realizado peritajes y reparaciones?

F) ¿A los sismos o al terreno tan complicado de la Ciudad de México (9 tipos distintos en el recorrido de una sola línea de metro)?

G) ¿A la Auditoría Superior de la Federación?

H) ¿A la administración Calderón que avaló la construcción de la obra?

I) ¿Tiramos a la basura la inversión y dejamos de utilizar la línea?

Como vemos las variables son muchas y como simples ciudadanos debemos ser humildes y aceptar que nuestro conocimiento en ingeniería se limita a tomar fotos de pedazos de cemento colgando en un puente sin que eso signifique necesariamente daño estructural, para luego subirlas a redes. Las redes no son Ministerio Público ni nosotros jueces. Dirigir la ira sobre un sólo personaje es además de absurdo, injusto o, ¿a ti te gustaría que te llevaran al paredón sólo porque la Inquisición de las redes tuvo a bien juzgarte sin pruebas?

Debemos esperar un peritaje, exigir que sea minucioso y transparente y sobre todo, que se nos informe con claridad lo que sucederá con esa línea del metro en el futuro, que insisto es irrefutable su utilidad pero debe tener más atención por parte de las autoridades. Mientras tanto, repite conmigo, no soy perito.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea