“Se frenó ‘insano’ trato entre funcionarios e intereses corporativos”: Secretario de Hacienda

Durante su primera participación pública, frente a inversionistas nacionales e internacionales, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Rogelio Ramírez de la O, señaló que México está pasando por un cambio estructural que “vale mucho dinero a largo plazo”, por lo que considera necesario delimitar la separación entre los intereses de funcionarios de gobierno y de corporaciones, cuya asociación terminaba por recaer en las finanzas públicas.

“Vale mucho separar los intereses del gobierno, de los funcionarios del gobierno, de aquellos intereses de los grandes consorcios privados (…) vale mucho dinero a largo plazo, porque la asociación demasiado cercana y tan casual como ha existido en varias décadas, en general venía a gravitar finalmente sobre las finanzas públicas”, dijo en un foro organizado por la calificadora de riesgo Moody’s.

A manera de ejemplo, el secretario dijo que, si en el diseño de la reforma energética peñanietista se hubieran incluido en su modelo los balances de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), probablemente se hubiera encontrado que era “muy positiva para los flujos de inversión extranjera, pero que finalmente iba a golpear los balances de entidades públicas que son deudoras muy importantes en el mercado internacional”.

Al ser cuestionado por la razón por la cual la SHCP no sanea las finanzas de Petróleos Mexicanos (Pemex), asumiendo su deuda, le funcionario respondió que, a pesar de que “sería muy lógico”, existen “una serie de restricciones normativas que quedaron impresas en la roca, a partir de la reforma energética”, pues al definirla como empresa productiva del Estado, la ley prohíbe que el gobierno federal garantice la obligaciones de la petrolera.

Señaló que en 2018 el Presidente Andrés Manuel López Obrador decidió no utilizar el amplio respaldo que tenía en el congreso que le hubiera permitido modificar esa normativa para no preocupar a los mercados y hacerlo ahora, independientemente del capital político que esto requeriría, significaría una vuelta de 180 grados que los mercados podría percibir como tardía, pero indicó que el gobierno mexicano continuará apoyando a Pemex, aunque será “poco a poco”.

De cara a la segunda mitad del sexenio, que inicia con Ramírez de la O como secretario de Hacienda, el funcionario consideró que ya se hicieron las reformas que eran prioritarias para el Presidente y que los órganos de gobierno y el aparato político del Congreso ya están “bien entendidos filosóficamente”. Ahora resta ir a la ejecución, los detalles, y al cierre de las cuentas fiscales en 2024, añadió.