Por actos de corrupción, separan de su cargo a 1,040 funcionarios de migración

El comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Francisco Garduño, informó a Olga Sánchez Cordero, titular de la Secretaría de Gobernación, sobre la separación a 1,040 servidores públicos por actos de corrupción en la atención y realización de trámites de extranjeros que ingresan o permanecen en territorio nacional.

Francisco Garduño explicó como operaban los exagentes o “coyotes”; para hacer trámites.

“Había gente que distribuía fichas, 300 fichas, y se quedaba con 20, y después de las 11 de la mañana vendía las fichas a los migrantes por 300 pesos. Un acto de corrupción. ¿Veinte fichas a 300 pesos, tres por dos, seis, y en cinco días?, explicó Garduño.
Al ser captados en video, la mayoría decidió ‘separarse’ de su cargo.

“Entonces, más de 1.040 servidores públicos han tenido que renunciar o han sido sometidos ante la Contraloría. La mayoría han renunciado, porque tenemos un sistema de cámaras en todas las estaciones, hay un monitor que se está viendo las 24 horas del día y ahí nos damos cuenta del comportamiento de todas las estaciones migratorias”, resaltó.

La era de la digitalización en migración

El funcionario encargado del INM, dijo que se busca atender a una población de 4 millones de extranjeros, y “terminar con la era de la papelografía e iniciar la era de la digitalización”.

Durante la presentación del programa de modernización administrativa, Garduño mencionó que ahora las personas extranjeras deben llevar sus documentos originales escaneados, “como en el SAT”, para digitalizar sus documentos y puedan ser consultados en cualquier oficina del Instituto del país.

Por lo que se espera que en un máximo de 60 días ya opere en su totalidad “a fin de dar un trato atento, humanitario, amable, a los extranjeros en nuestro país”.

El INM es responsable de más de 400 mil atenciones anuales , de 29 diferentes trámites migratorios y en 2019 generaron una recaudación de 765 millones 878 mil 13 pesos.

El plus del cambio en la atención a 4 millones de migrantes fue el tiempo, pues trámites que demoraban meses, ahora se realizan en 40 minutos, se informó.

“Esta imagen de nuestro país al extranjero, esta institución del Estado mexicano es, sin duda alguna, de las más importantes y trascendentes.

“Esto es un antes y un después. Es un cambio paradigmático. No cabe duda que el antes era una tramitología mal atendida. Las personas hacían largas colas, no tenían, en muchas ocasiones, una normatividad clara para la atención”, comentó a su vez Sánchez Cordero

Con información de Proceso